jueves, 24 de septiembre de 2015

Confirman que si queman todo el petróleo que queda, se derretirá todo el hielo de la Antártida


Un grupo de investigadores analizó el impacto de las futuras emisiones de carbono procedentes de los combustibles fósiles en el casquete polar y advirtieron que las emisiones de estas reservas podrían desestabilizar este lugar en el sur del mundo.
Existe una certeza peligrosa para quienes protegen el medio ambiente. Según dieron a conocer un grupo de investigadores, que se avoca a analizar el impacto de las futuras emisiones de carbono procedentes de los combustibles fósiles en el casquete polar, si se quema todo el petróleo que va quedando a nivel mundial, la Antártida se derretirá en su totalidad.
¿Cómo así? Según un estudio realizado por la revista Science Advances, a través de un modelo climático, si se llegan a utilizar todas las reservas de fuentes fósiles existentes, para mover los automóviles y la industria, calentar los hogares o hacer plásticos, este lugar perdería su capa de hielo por completo.
Para ser claros, las reservas de petróleo existentes en el mundo son suficientes para generar un aumento del nivel del mar medio global de 58 metros, lo que provocaría el hundimiento y desaparición de grandes capitales del mundo como Nueva York, Tokio, Shanghai, Calcuta o Hamburgo, por mencionar algunas.
"Nuestros datos muestran que si no queremos derretir la Antártida, no podemos seguir sacando energías fósiles del suelo y liberándolas a la atmósfera como dióxido de carbono como venimos haciendo", afirmó Ken Caldeira, investigador de la Carnegie Institution for Science de la Universidad de Stanford.
Además, revelaron que la pérdida total del hielo antártico ya lleva miles de años siendo una realidad, y que debido a que el carbono permanece en la atmósfera durante milenios después de ser liberado, la posible evolución de la capa de hielo para los próximos 10 mil años es crítica.
Si bien la humanidad hasta ahora ha emitido poco más de 600 gigatoneladas de carbono, el estudio advierte que al quemarse todas las fuentes fósiles disponibles en la actualidad supondría la liberación de 10 mil gigatoneladas de carbono, lo que supondría un incremento del nivel del mar de unos 3 metros por cada siglo durante los primeros mil años.
"Si queremos mantener el aumento de temperatura por debajo del límite de 2ºC a partir del cual la comunidad científica internacional reconoce que los riesgos asociados al cambio climático se dispararían, las emisiones totales de la Humanidad no deberían superar las 1.000 gigatoneladas de carbono", postuló Ricarda Winkelmann, investigadora del Potsdam Institute.
La conclusión de los investigadores es clara: si bien la Antártida tardaría miles de años en perder su capa de hielo completamente, el proceso se podría apurar y desencadenar en las próximas décadas, si la mano humana no se detiene.
Fuente: veoverde.comImagen:  (c) Ken Caldeira / Science Advances