viernes, 25 de septiembre de 2015

Italia, enemigo nº 1 del ‘pez espada’


“La ciencia es clara al respecto: la situación del pez espada del Mediterráneo es mala y no está mejorando”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Eruopa.

La UE y los países mediterráneos deben recuperar este stock, que la sobrepesca ha reducido a un tercio de su tamaño en apenas tres décadas Oceana lamenta que la Unión Europea se desentienda de la sobrepesca del pez espada del Mediterráneo, pese a que científicos reconocidos internacionalmente señalen que durante casi 20 años Italia no ha declarado alrededor de 41.000 toneladas. Esto supone más de 25 millones de euros al año y un 15% de las capturas de la especie en el Mediterráneo, y agrava la severa sobrepesca que el stock lleva sufriendo tres décadas. Si no se ataja la pesca ilegal ni se regulan las capturas para permitir su recuperación, el stock de pez espada se hallará seriamente amenazado. “La ciencia es clara al respecto: la situación del pez espada del Mediterráneo es mala y no está mejorando”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Eruopa. “Al contrario que el pez espada del Atlántico, que sí está gestionado, el del Mediterráneo sufre de manera persistente sobrepesca, pesca ilegal y falta de voluntad política para resolver el problema. Esperamos algo mejor de la Unión Europea, la principal culpable del agotamiento del stock, especialmente considerando que está obligada a asegurar la sostenibilidad de sus pesquerías en 2020”. El pez espada del Mediterráneo ha disminuido en dos tercios desde principios de los 80 y el mínimo anual de capturas totales se alcanzó en 2013. A ello se suma que el 72% de los desembarcos declarados son juveniles –individuos que no pueden reproducirse–, lo que dificulta aún más la recuperación de este stock fuertemente sobrepescado. El pez espada representa un importante papel socioeconómico en muchas localidades costeras mediterráneas e Italia es el país líder en la pesquería. Sin embargo (como reveló Oceana el año pasado), en los mercados italianos continúa siendo flagrante la entrada de pez espada capturado forma ilegal, que llega a alcanzar precios elevados, de hasta 30 euros el kilo. La UE es plenamente consciente y hasta la fecha ha rehusado actuar. En noviembre se reunirá en Malta la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), el organismo regional de pesca encargado de gestionar especies altamente migratorias, como el pez espada del Mediterráneo. Oceana insta a los Estados Miembros y a la UE a proponer y asegurar que se adopte y aplique un plan de recuperación adecuado para el pez espada del Mediterráneo, el cual permita devolver el stock a niveles sostenibles (MSY) en 2020.