miércoles, 16 de septiembre de 2015

Economía circular: un objetivo para Escocia



“Primero fue el reciclaje de los residuos y la toma de medidas para utilizar menos energía y reducir las emisiones. Los escoceses quieren dar un paso más hacia la economía circular: estudiar el diseño de los bienes y productos para reutilizarlos, repararlos y reacondicionarlos.”

Que significa la economía circular La mejor manera de explicar lo que es una economía circular es compararla con nuestra economía lineal actual. En nuestro sistema económico extraemos los recursos de nuestro planeta a un ritmo cada vez mayor y los convertimos en productos que los que mayormente prescindimos tras su uso. Desde la perspectiva de un individuo o una organización esto puede parecer eficiente. Sin embargo, a nivel global está demostrados que este enfoque es insostenible. Para que esas mismas personas y organizaciones logren prosperar, necesitamos un sistema que funcione. Una economía circular es aquella libre de residuos y resistente por diseño. Se trata de un nuevo modelo económico ambicioso y práctico que se basa en diseñar la economía de una manera restauradora de los ecosistemas, innovadora e impactante para la sociedad: es un reto audaz, pero que se puede lograr cuando se guía por los siguientes principios. Materiales: todos los materiales pueden y deben reciclarse de manera infinita. Energía: toda la energía debe proceder de fuentes renovables o de otra manera sostenible. Ecosistemas: todas las actividades humanas deben respetar los ecosistemas y tender a reconstruir el capital natural. Valor: los recursos se utilizan para generar valor económico y otras formas de ganancias. Salud: las actividades humanas deben tender hacia la salud y la felicidad de sus congéneres. Sociedad: las actividades deben animar a la cohesión social y la cultura. Los beneficios de una economía circular En un mundo de recursos finitos, donde la población mundial y el crecimiento del consumo están generando volatilidad y vulnerabilidad en el suministro de materias primas, el enfoque de la economía circular ofrece una perspectiva nueva y emocionante. Con el objetivo de alejarse del modelo de vida que propugna: "hacer, usar y disponer”, una economía circular tiene como objetivo crear una sociedad en la que sea más fácil para todos reutilizar la mayor parte de lo que ya se posee. Por ejemplo, en una economía circular, el leasing, los préstamos y el intercambio de cosas, tales como ropa, herramientas y juguetes, podría convertirse en una norma. No quiere decir esto que no se siga produciendo, pero sí apunta a que en la medida de lo posible, se le de más valor real a lo que ya se tiene y se busquen soluciones que no sean generadoras de residuos, que no deberían ser tales ya que otros podrían reutilizarlos. La consulta en Escocia Desde la secretaria de Medio Ambiente, Escocia inició una consulta que estará abierta hasta el 30 de octubre de 2015 y explorará las prioridades orientadas a crear una economía circular en toda regla para el país, con el fin de que los productos y los materiales se pueden mantener en uso durante el mayor tiempo posible. Escocia ambiciona mejorar su Plan de Residuos Cero lanzado en 2010, potenciando las áreas que considera claves para ello: diseño, reutilización, reparación, re-fabricación, reciclado, recuperación de valor, comunicaciones, desarrollo de habilidades y control del progreso. Por ejemplo, el informe propone convertir los subproductos del whisky en la en una fuente de alimentos destinada a la industria de la piscicultura, con un potencial de ahorro estimado en 140 millones de £ (casi 200 millones de euros). También sugiere la reutilización del acero de las instalaciones de plataformas de petróleo y gas que estén fuera de servicio, que además de generar un retorno económico, podría reducir las emisiones de carbono asociadas en más del 80 por ciento. Según las declaraciones del secretario de Medio Ambiente, Richard Lochhead: “en Escocia todos estamos acostumbrados a reciclar nuestros residuos y a tomar medidas para utilizar menos energía y reducir las emisiones. Pero ahora tenemos que ir más allá y basándonos en el diseño de los bienes y productos, decidir cuáles pueden ser reutilizados, reparados y reacondicionados.” También sostiene que: "Escocia ya es reconocida internacionalmente como uno de los primeros países que avanza hacia una economía más circular. Para mantener ese impulso tenemos que llevar el concepto a las empresas, al sector público y a los consumidores y demostrar lo que significa un enfoque más circular en la práctica. Eso implica que la exploración de los diferentes modelos de negocio, las habilidades y los sistemas que necesitamos en nuestras industrias, deben enfocarse a ayudar a los consumidores reutilizar, reparar y reciclar en sus hogares y comunidades”. Para ello se ofrece un préstamo rembolsable (a 3/5 años) para lo cual existe un Fondo de Reciclaje, que concedería dichos empréstitos con condiciones ventajosas y con el fin de que se inviertan en el desarrollo de la reparación, clasificación y reprocesamiento de productos de desecho. Dichos préstamos están orientados a empresas de determinados sectores, que son las que generan residuos de mayor impacto ambiental, tales como: las de los plásticos, el vidrio, las escayolas, los neumáticos, las procesadoras de residuos provenientes del procesamiento de bebidas y alimentos y las recicladoras de materiales electrónicos y eléctricos.