lunes, 12 de septiembre de 2016

Chile: Organizaciones ambientalistas buscan unidad nacional para defender los ríos amenazados

En la localidad de Pejerrey, Cajón del Achibueno, Linares Región del Maule, comenzó a gestarse una inédita articulación nacional de movimientos que defienden los amenazados ríos del país. Esta cumbre ambiental fue denominada “Encuentro para la protección de las Aguas” y a ella asistieron representantes de No Alto Maipo, Ecosistemas, Los Queñes Sin Represas,  Patagonia sin Represas, Adema, Red Ambiental Mataquito, No Alto Maule, Movimiento Defensa del Achibueno, Ñuble Libre, Bestias del Sur Salvaje, Nahuelbuta, Puelo Sin Torres, Futaleufú Riverkeeper, Geute, entre otros.
 
Estos movimientos y organizaciones ambientalistas, acogieron una invitación de la Fundación Hualo, para  intercambiar experiencias y enfrentar unidos las amenazas que afectan a los ríos de sus regiones. El principal objetivo de este encuentro era comenzar a articular una red de diálogo entre los representantes de estas agrupaciones que enfrentan conflictos ambientales similares y así lograr en conjunto, una línea de trabajo conjunta por la defensa de las aguas.
Los asistentes plantearon sus mecanismos para  abordar las principales demandas de la ciudadanía, en momentos de alta conflictividad generada en rechazo a mega proyectos como el del Achibueno, Central Mediterráneo,  Alto Maipo, HidroAysén, Los Queñes, y Alto Maule.
Con la organización de este encuentro Fundación Hualo intentó aportar a la solución de problemáticas ambientales apoyando a las organizaciones ciudadanas que están dando simbólicas luchas por las defensas de sus ríos e intentando que estas legítimas reclamaciones medioambientales jueguen un rol sustancial en las políticas públicas. La Fundación Hualo cree que los cambios reales se hacen en conjunto con la ciudadanía, movimientos sociales y voluntad política.
El encuentro se realizó en el Cajón del Achibueno, un territorio simbólico recientemente declarado Santuario de la Naturaleza y una de las cuencas amenazadas por centrales hidroeléctricas innecesarias. Y que además es parte de la cuenca del Maule, la cual tiene actualmente 11 centrales y proyectos hidroeléctricos en 75 kilómetros, causando un daño irreversible al ecosistema de la séptima región.
 Luego de que cada movimiento entregara información sobre el estado actual de los conflictos que enfrentan,  comenzaron a trazar líneas para unificar las luchas bajo una sola consigna: ¡Ríos Libres!
Todos los participantes reconocieron que en Chile se requieren grandes cambios y transformaciones en el tema ambiental, pero esto pasaría, principalmente, por un cambio constitucional, para construir un nuevo modelo donde prime la sabiduría, el conocimiento y el respeto al medio ambiente. Los reunidos en Pejerrey, consideraron que la unidad y una futura coordinación nacional le otorgará mucha más fuerza a sus movimientos y sus anhelos de cambios.
Las principales demandas presentadas por las organizaciones fueron; la protección de los ríos, código de aguas, territorios, y la necesidad de articularse con otros actores relevantes como abogados,  investigadores y académicos, que aportan experiencias complementarias y entregan la posibilidad de blindar las zonas amenazadas.
Este encuentro en el Cajón del río Achibueno, fue el punto de partida para una probable Red de Acción por los Ríos Libres . Los asistentes acordaron que en el corto plazo intentarán levantar una plataforma digital para reunir toda la información de los territorios afectados por conflictos ambientales y también podrían llamar a una gran movilización nacional por la defensa de las aguas.

Fuente: boletín de:ecosistemas.cl