miércoles, 12 de octubre de 2016

Argentina: Alertan sobre el aumento del cáncer en Gualeguaychú

Una investigación del periodista Fabián Magnotta, revela que los casos de cáncer en el departamento entrerriano aumentan. Tendrían que aparecer unos 260 casos nuevos por año, pero se registran 720, casi el triple. En la propia ciudad, los casos nuevos son más del doble de lo que correspondería a esta población, en tanto que en las zonas rurales y subrurales, los casos se cuadruplican. Los agrotóxicos y la contaminación están en la mira.

Gualeguaychú tiene una de las zonas rurales más afectadas por Glifosato del país, y a muy poca distancia de la ciudad se halla papelera Botnia. La ciudad y el zona rural se hallan cercadas por agentes químicos que podrían ser las causas del aumento de los casos de cáncer que se registran anualmente.
El oncólogo Héctor Arocena aseguró a fines del año pasado en un informe que el departamento Gualeguaychú cerró el año 2014 con 720 casos diagnosticados, lo que hace un promedio de 2 casos por día. En la ciudad se registraron 470 casos, un promedio de 1,2 diagnósticos por día.
La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) informó en 2012 que Argentina en general se ubicaba en un nivel medio-alto de incidencia del cáncer. Y estimó que deberían producirse en promedio 217 casos nuevos por año por cada 100 mil habitantes. No habla de fallecimientos, sino de nuevos casos detectados. El 217 es el número de base para empezar a mirar nuestra realidad.
El censo 2010 indicó que el departamento Gualeguaychú llegaba casi a 110 mil habitantes. Pensando en un crecimiento lógico, en esta década transcurrida, la población rondaría los 115-120 mil. En ese esquema, en el Departamento Gualeguaychú hoy tendrían que registrarse anualmente unos 260 casos nuevos. Pero se reconoce oficialmente que en 2014 fueron 720. Casi el triple. El dato realmente impresiona.
para tomar dimensión del hecho hay que mirar la estadística, en el año 2000, se registraron 270 casos; en 2010, 420 casos, y en 2014, hubo 720 casos. El número se multiplicó en forma innegable. En diez años, en el Departamento Gualeguaychú, se multiplicó por 2,6. El crecimiento poblacional no resuelve matemáticamente el incremento de los tumores. A mediados de abril estará terminado el estudio con las difras del 2015. Pero entre las causas de este aumento los especialistas ven a los agroquímicos y la contaminación que genera la pastera.
El doctor Arocena dijo que de los 720 casos registrados en el departamento Gualeguaychú en 2014, un total de 470 pertenecían a la ciudad de Gualeguaychú. Observando otros números, siempre oficiales, para ver de qué modo han crecido los diagnósticos de cáncer, vemos que en el año 2004 hubo 176 casos nuevos, en tanto que en 2005 los casos fueron 222, y de 2001 a 2009 (9 años), hubo 3220 casos nuevos (358 promedio por año), pero en 2014, los casos nuevos de cáncer treparon a 470.
Digamos que hace una década, los números en la ciudad de Gualeguaychú estaban altos, pero no tan lejos del promedio. Desde allí se dispararon en forma escandalosa, teniendo en cuenta que los datos son oficiales del Registro de Tumores de Gualeguaychú.
Lo que sucede en la ciudad de Gualeguaychú es alarmante. Pero lo que ocurre en el resto del Departamento, en la zona rural, en pueblos como Urdinarrain, Larroque, Puerto Belgrano y la aldeas es peor. Con el campo infectado de Glifosato, los registros de cánceres han subido en forma drásticamente.
Mientrás tanto, es poco lo que se hace. Las cifras sólo grafican una realidad que todos padecen. Los responsables de dictar leyes miran hacia otro lado.

Fuente: El Federal
--------------
Desde la ruta, Gualeguaychú exigió al gobierno que frene la derogación de la Ley de la Madera


La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú se manifestó en el paraje Arroyo Verde para exigir al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, “que se atenga a lo que dijo en su discurso en diciembre de 2015, quien afirmó que ‘no se va a exportar más rollizos de madera a las productoras de pasta de celulosa’, por lo que la nueva postura del titular del Ejecutivo representa un retroceso enorme y un desconocimiento del impacto que tiene Botnia, ya que este año se incorporó en la causa en la Justicia Federal por presunta violación a la Ley 24.051 (de residuos peligrosos) un informe del cuerpo médico forense de la Corte que indica que apareció ácido sulfhídrico en varios afectados”.

“Privilegiar una lógica economicista frente a temas que afectan la salud y el ambiente es realmente para preocuparse”, afirmó a AIM el abogado de la organización, Luís Leissa.
La volanteada fue “para alertar a la población sobre lo que significa la derogación de la Ley de la Madera promovida por el Ejecutivo provincial, que implicaría un retroceso enorme en materia ambiental ya que se estaría estimulando de forma indirecta una actividad que contamina y genera grandes perjuicios en el medio ambiente y la salud de las personas”, indicó a esta Agencia Leissa.
En ese marco, se exigió al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, “que se atenga a lo que dijo en su discurso en diciembre de 2015, quien afirmó que ‘no se va a exportar más rollizos de madera a las productoras de pasta de celulosa’, por lo que la nueva postura del titular del Ejecutivo representa un retroceso enorme y un desconocimiento del impacto que tiene Botnia, ya que este año se incorporó en la causa en la Justicia Federal por presunta violación a la Ley 24.051 (de residuos peligrosos) un informe del cuerpo médico forense de la Corte que indica que apareció ácido sulfhídrico en varios afectados”.
Ante ese escenario, la Acag pidió audiencia al gobernador, al intendente Martín Piaggio, y a cada uno de los legisladores de Gualeguaychú para que tomen real conciencia de lo que esto significa, ya que es preocupante que haya una falta de sensibilidad ambiental, que se agravó durante el último tiempo, ya que hay un desconocimiento absoluto”. En ese sentido, lamentó los dichos de funcionarios de Agroindustria de la Nación quienes “ignoran todo; no conocen absolutamente nada y opinan con desparpajo sobre una situación que tiene una lógica ambiental, por lo que queremos que examinen la situación y ponderen que el derecho ambiental existe, porque por ahí el gobierno parece que ignora todo lo que significa el medio ambiente y, dentro de poco, van a pedir la derogación del artículo 41 de la Constitución Nacional”.
Además, Leissa criticó fuertemente a Bordet, ya que consideró “preocupante que se tenga este retroceso en materia ambiental y no se tenga conciencia de qué significa, porque poner en el mismo parangón la producción y exportación de cítricos y la de rollizos de madera a Botnia es una cosa que llama la atención”.


Fuente: AIM- Publicado en: noalamina.org