sábado, 8 de octubre de 2016

“Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace”
–Jean Paul Sartre–

Si hacemos un trabajo solamente por tener dinero para comprar todo aquello que se nos cruce por delante, subordinamos de manera insana nuestro desarrollo intelectual y profesional. Es decir, minusvaloramos nuestras posibilidades de crecimiento y la potencialidad de nuestras capacidades reales. La idea, sin duda alguna, es conciliar ambos parámetros (el hacer y el tener), porque tampoco podemos negar que vivimos en un contexto social en el que el tener es básico y esencial para cubrir determinadas necesidades.

Hacer: el dilema de los anhelos y el crecimiento personal
No siempre podemos comprar todo lo que se nos antoja, pero esto no es algo negativo. Todas esas renuncias a los caprichos materiales, son límites constructivos. Nos recuerdan que somos humanos y que, como tales, hay un límite para todos nuestros deseos, materiales o no. Y, aunque parezca extraño, también nos ayudan a aceptar la muerte: el límite definitivo.
A todas luces, la apuesta por hacer, en lugar de tener, es muy interesante, pero requiere de más esfuerzo, paciencia y dedicación. Se debe contar con una virtud que pocos alcanzan en la vida: la capacidad para renunciar, en función de valores superiores o de una meta más trascendental. El consumo nos pone al frente de cientos de productos e insiste en que los necesitamos, así solo quien ha desarrollado una conciencia elevada puede comprender que no es así.
Quienes están más preocupados por tener que por hacer, son capaces de dedicar toda su vida a un trabajo que, en el fondo, detestan. O que les proporciona muy pocas satisfacciones. Si les preguntas, te dirán que deben hacer ese sacrificio porque les pagan bien. De esta amanera, terminan teniendo lindas casas en las que nunca están, bellos muebles que jamás usan, hijos para los que no tienen tiempo, parejas para las que no tienen cariño, etc.
Finalmente, cada decisión en la vida implica un coste: ganas algo, pero también pierdes algo. Cada uno decide qué está dispuesto a ganar o perder. Se cuentan por cientos los testimonios de personas que eligieron tener, en lugar de ser o hacer, y al final se arrepintieron. Envejecen obsesionados con obtener dinero de más, y cuando se dan cuenta, ya no tienen vida para disfrutarlo.
El tener: el dilema de la satisfacción y el saco roto
El primer escollo que encontramos en el camino es la pregunta: ¿trabajar para crecer y realizarse o trabajar para sobrevivir? La realidad nos exige que produzcamos dinero, nos guste o no, ya que difícilmente logramos vivir sin este, o al menos nos exponemos a una gran incertidumbre.
El problema del “enfoque del tener” es que se convierte en un saco que no tiene fondo. Fácilmente la obsesión se transforma en una compulsión, que retroalimenta a la propia obsesión.
Después de una adquisición, la emoción generada puede ser realmente intensa. Una especie de baño de optimismo con la compra del nuevo teléfono o del coche último modelo, o del vestido más caro de la temporada más reciente. Pero ese estado de exaltación pasa muy pronto. Entonces, la única manera de volver a sentir entusiasmo es encapricharse con un nuevo objeto y recorrer el mismo ciclo.
No es sano tener mucho por fuera, si hay un vacío por dentro. Esas compensaciones pasajeras están llamadas a alimentar una insatisfacción frecuente. Esto es así porque en el “camino de tener” se van dejando de lado los afectos, la capacidad para gozar de las cosas pequeñas, el cultivo de lazos significativos… Y todo eso es lo que verdaderamente le otorga un sentido a la vida.
El hacer y el tener: un binomio que no debe entrañar contradicción
Siguiendo con nuestra reflexión, el lema saludable sería: “no vendernos por dinero, pero tampoco quedarnos sin cubrir nuestras necesidades básicas”. Evidentemente, esta es una lógica sana que nos permitiría sobrevivir sin dejar de ser lo que somos o lo que aspiramos a ser.
Lo saludable es que cada persona cuente con un medio económico para sobrevivir: que cuente con capacidad de compra para obtener lo que necesita realmente para “vivir con calidad”. El problema está precisamente en ese concepto de “vivir con calidad” y en los medios que se emplean para alcanzarlo. El dinero y los bienes materiales no son enemigos de la calidad de vida; todo lo contrario: son absolutamente necesarios para garantizarla. Lo que sí estrangula a nuestra existencia es el vivir en función de caprichos materiales, que alcanzamos muchas veces con un dinero que no tenemos. Eso es lo que nos vuelve esclavos del tener. Eso es lo que convierte el hacer en un medio y no en un fin.
Quien sabe hacer, quien puede hacer, seguramente siempre encontrará un medio para tener. Pero esto no se aplica al caso opuesto: quien tiene, no siempre sabe o puede hacer. Alguien que vive en función de hacer, probablemente deje huella de su existencia en el mundo y en quienes le rodean. Alguien que solo vive para tener, probablemente solo termine siendo el esclavo de un consumismo que no tendrá descanso ni piedad.

Fuente; https://lamenteesmaravillosa.com - Publicado en:
Ecoportal.net - 
Imagenes: ‪edhoto.com‬ - ‪andresubierna.com‬ - ‪www.planetaholistico.com.ar‬ - ‪es.123rf.com‬