sábado, 5 de septiembre de 2015

Patagonia chilena: Expertos evalúan estado de avance del Plan de Restauración Ecológica en Torres del Paine


A través de la restauración ecológica, la secretaría regional del Medio Ambiente, espera recomponer parte de los ecosistemas dañados, no sólo preocupándose de la flora, sino también de devolver su hábitat a especies de la fauna emblemáticas del parque.

Luego del último incendio ocurrido en el Parque Nacional Torres del Paine (PNTP), el Ministerio del Medio Ambiente, a través de su secretaría regional ministerial de Magallanes, elaboró un plan de restauración ecológica, con la finalidad de recuperar los ecosistemas.
Una vez concluida la segunda fase del plan, se entregaron las principales conclusiones respecto a los objetivos planteados, exposición a cargo del director de la incitativa, Osvaldo Vidal, quien destacó que “todavía estamos evaluando los efectos del incendio, a dos años de ocurrido, utilizando indicadores para determinar cuáles son las directrices a tomar en caso de ejercer alguna restauración ecológica activa, más allá de plantar árboles, que es lo que se ha estado haciendo ahora”, según consigna la nota publicada por el Ministerio del Medio Ambiente.
El trabajo -explicó Vidal- está enfocado en “determinar otras estrategias para, por ejemplo, plantar en lugares que no sean solamente bosques. Es decir, recuperar la heterogeneidad ambiental que tiene Torres del Paine en cuanto a paisajes y ecosistemas”.
Algunas de las conclusiones obtenidas luego de los estudios tienen relación con que los ecosistemas no incendiados que tienen una gran influencia antrópica, lo que se puede observar a través de la presencia de plantas exóticas.  A la vez, se detectó una invasión importante de especies de plantas exóticas en sitios afectados por el fuego, hecho que al parecer retrasa el crecimiento de las plántulas de Lenga en micro sitios donde se realizó restauración activa.
Otras de las consecuencias ecológicas derivadas del incendio es lo referente a la fauna.
Según indicó Vidal, “existen especies muy sensibles en relación a la aves. Por ejemplo, en el caso del Churrín (Scytalopus magellanicus), una especie que es metafóricamente damnificada después de los incendios. Sabemos que hay otras especies como el Carpintero negro (Campephilus magellanicus) que también fueron muy afectadas”.
El seremi del Medio Ambiente, Claudio Casiccia, manifestó que “en esta segunda fase se están realizando ensayos de germinación y viverización, para recuperar otros ecosistemas afectados, como la estepa. Hay buenas noticias, ya que en el sector Grey se presentaron las mejores tasas de crecimiento anual de árboles plantados, probablemente debido a que hay más precipitaciones y menor competencia inicial”.
A través de la restauración ecológica, la secretaría regional del Medio Ambiente, espera recomponer parte de los ecosistemas dañados, no sólo preocupándose de la flora, sino también de devolver su hábitat a especies de la fauna emblemáticas del parque que hasta hoy han debido buscar nuevos lugares para vivir.
Fuente: Boletin de ecosistemas.cl