Chile: Gobierno y fundaciones de Tompkins se acercan a firma de acuerdo para crear más parques

A pocos días de que se cumpla un año de la muerte del ecologista, la propuesta de sus organizaciones ha tenido buena acogida. Cerca de 1,3 millones de hectáreas se sumarían al Sistema de Áreas Silvestres Protegidas. Ello incluye la donación de Pumalín y Patagonia y 921 mil ha de tierras fiscales.
 

Al menos por ahora, Douglas Tompkins no se convertirá en chileno por gracia, en forma póstuma. Su figura otra vez despertó controversia en el debate en la Cámara de Diputados, el jueves último, donde se rechazó otorgarle la nacionalidad. Sus defensores abogaban por un acto de justicia mientras sus detractores consideraban que era un honor inmerecido. Pero si bien ese hecho decepcionó a quienes continúan su labor y a su viuda Kristine McDivitt Tompkins, ellos aseguran que no pierden su foco ni su rumbo. Ese que les lleva a insistir ante las autoridades para que se materialice el desafío más ambicioso de conservación que ideó el empresario norteamericano: crear en alianza con el Estado de Chile una “la ruta de los parques”, que va desde Puerto Montt hasta Cabo de Hornos.
A pocos días del 8 de diciembre, cuando se cumplirá un año del accidente en kayak que costó la vida a Tompkins en el lago General Carrera, el trabajo con el Gobierno para crear nuevos parques y ampliar otros existentes en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas (SNASPE) está concluyendo y ad portas de dar frutos.
Tanto en las fundaciones de Tompkins como en el Gobierno, confirman que hoy se encuentra en fase de ajustes finales un protocolo de acuerdo que podría firmarse a mediados diciembre o en enero.
Se espera que el megaproyecto de conservación, que incluye la donación de 409.914 hectáreas de las fundaciones de Tompkins y el aporte fiscal en tierras que el trabajo en terreno de Bienes Nacionales acotó a unas 921.743, sea lanzado en forma oficial con un acto encabezado por la Presidenta Bachelet.
RESPALDO PRESIDENCIAL A LA PROPUESTA
En esferas de gobierno, la inminente firma de un protocolo de acuerdo, que es el primer paso del proceso para crear los parques, se maneja con hermetismo. De hecho, el viernes 2 de diciembre hubo una reunión reservada en el Ministerio del Interior para analizar el trabajo realizado por las reparticiones públicas respecto de la propuesta conservacionista. Asistieron el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y el director de Conaf, Aarón Cavieres, en representación del ministro de Agricultura.
La Presidenta Bachelet sigue de cerca los avances. Este año se ha reunido en enero y en octubre con la viuda del empresario estadounidense y ha celebrado públicamente la idea. La última vez fue en noviembre, en un evento de Sernatur, donde expresó: “Con la Fundación Tompkins y con Kristine, viuda de Tompkins, estamos trabajando: ellos van a traspasar al fisco, al Estado chileno, una gran cantidad de parques y lugares extraordinarios. Y nuestro compromiso es mantenerlos con los altos estándares que tienen hoy día”. Ahí aseguró que la iniciativa generará trabajo en turismo, con resultados que “se justificarán con creces”.
El encargo de crear una mesa técnica, que preside el titular de Medio Ambiente e integran Bienes Nacionales, Agricultura, Conaf y Turismo junto a las fundaciones, lo hizo la propia Mandataria en julio de 2015. Ello, luego de que el propio Tompkins entregara al entonces ministro del Interior, Jorge Burgos, su oferta de donar al Estado los parques Pumalín (296.081 ha), Patagonia (80.651 ha) y otras propiedades, con la condición de que sean destinadas a conservación, bajo la administración del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas, a cargo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).
SUMAR TIERRAS FISCALES AL PROYECTO
Pero la iniciativa va mucho más allá: como requisito para entregar la donación de sus parques privados, las fundaciones del ambientalista pidieron al Estado sumarse y reclasificar 2, 6 millones de ha hoy protegidas como reservas forestales a parques nacionales. Y lo más ambicioso: incorporar a este proyecto de protección un millón de hectáreas de terrenos fiscales para aumentar las áreas bajo régimen de conservación.
Tras completar la evaluación en terreno, se concluyó que sí sería viable sumar cerca de 921.743 ha a distintos parques y reclasificar reservas, confirman en fuentes de gobierno. Eso significa apenas 110.257 ha menos de lo planteado inicialmente en la propuesta de las fundaciones de Tompkins.
ACOGIDA AL 90% DE LO PLANTEADO
El director ejecutivo de Fundación Pumalín, Hernán Mladinic, destaca que cerca del 90% de las áreas fiscales que se planteaba integrar al proyecto como parques nacionales, ya fueron aceptadas. Solo quedaron fuera algunos retazos que Bienes Nacionales decidió descartar.
Los trabajos de levantamiento en terreno y sobrevuelos, con funcionarios de Bienes Nacionales y Conaf, contaron con apoyo de sus pares en las fundaciones ecologistas.
Los informes de Conaf, en tanto, para reclasificar áreas e incorporar predios nuevos resultaron favorables al evaluar el aporte que realizaban a la biodiversidad y al cuidado de las especies de fauna y flora. Según se indica, pese a la gran cantidad de parques en Chile, existen ecosistemas con baja representatividad y que requieren ser protegidos.
Se aprobó la condición para convertirse en parque de la reserva forestal Alacalufes, que data de 1969, situada cerca de Puerto Natales, con acceso navegable, la cual, sumada a otras tierras, será uno de los parques más grandes del mundo y podría convertirse en una alternativa a Torres del Paine.
PAÑOS FISCALES SIN PRESENCIA DE COLONOS
En los terrenos fiscales, la labor consistió en verificar los deslindes, para evitar superposiciones con privados, pero además que no hubiese familias de colonos instaladas. Esa fue la última tarea que lideró el ex ministro de Bienes Nacionales Víctor Osorio, sin encontrar ocupantes ni procesos de regularización.
La mayoría de los terrenos comprenden zonas de gran belleza -“obras maestras del paisaje” las llamaba Tompkins-, pero son a la vez muy aisladas, montañosas, de hielos, fiordos, inhóspitas, con alta pluviosidad (5 mil milímetros al año) y vientos.
De esta manera, este proyecto vio despejado el camino de uno de los temas más controversiales que tuvo en sus inicios el Parque Pumalín, en los años 90, cuando el gobierno de Eduardo Frei, a través de su subsecretario del Interior, Belisario Velasco, se enfrentó al empresario conservacionista acusándolo de expulsar a los colonos de la zona y del riesgo de afectar la soberanía al cortar el país en dos y despoblar el territorio. La fundación ha admitido que el 0,3% de la superficie, no más de 2 mil ha, se compraron a colonos.
EL PRECEDENTE: UN PARQUE CON LAGOS Y OTRO CON PIÑERA
Según el abogado Pedro Pablo Gutiérrez, asesor de las fundaciones de Tompkins, “las negociaciones con el Gobierno esta vez han sido muy fáciles; no ha habido desavenencias, ningún nudo”. Lo atribuye a que está el precedente de las donaciones anteriores que permitieron crear junto al Estado los parques nacionales Corcovado, en el 2005, en el gobierno de Ricardo Lagos, y Yendegaia, en 2014, en el gobierno de Sebastián Piñera.
Tal vez, admite, la parte compleja será hacer la transición y el traspaso de los parques Pumalín y Patagonia, que están funcionando “con estándares altos, exigentes”. En ese sentido, dice, lo ideal sería que las personas que trabajan ahí pasen a desempeñarse en Conaf, lo cual requiere de recursos adicionales, al sumar nuevas áreas de conservación.
Aunque no dan cifras de cuánto cuesta habilitar y mantener un nuevo parque, tanto Mladinic como Gutiérrez destacan que se trata de impulsar una opción de turismo y de desarrollo compatible con la conservación en una amplia zona del país, lo que traerá ingresos a las localidades cercanas.
Y ello implica que puede pasar un tiempo en que el gasto en mantención y guardaparques será superior a los ingresos; al menos, hasta que crezca el flujo turístico. Esto podría darse en el parque Patagonia, cuyo traspaso esperan asesorar.
EL PROTOCOLO Y DESPUÉS…
Las fundaciones de Tompkins (Pumalín, Patagonia, Conservation Land Trust) esperan que la donación de parques al Estado de Chile se haga realidad antes de que la Presidenta Bachelet termine su período.
Una vez que se firme el protocolo de acuerdo entre el Gobierno y las fundaciones lideradas por Kristine McDivitt Tompkins, quedará sellado el compromiso de ambas partes de sumar las superficies especificadas (ver mapa) a la iniciativa de conservación que manejará el SNASPE.
Por un tema de recursos y la necesidad de asignar un mayor presupuesto a Conaf, no se ha establecido aún si la creación de parques se iniciará en forma gradual, pero se espera que sea dentro de 2017.
Después del protocolo, las fundaciones deben oficializar la carta de donación de tipo modal -que fija la condición de que las tierras sean siempre parques- a Bienes Nacionales. Se deben dictar los decretos y la escritura inscribirse a nombre del fisco, con lo que se integrará al SNASPE.
Hernán Mladinic, director ejecutivo de Fundación Pumalín, está optimista: el proyecto “avanzó como nunca antes”, tal vez -afirma- como efecto de reconocimiento de su obra luego de su trágica muerte.

Fuente: Boletin ecosistemas.cl

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”