Peligrosa situación: La agencia nuclear belga, inquieta por la seguridad de la central nuclear de Tihange

Peligrosa situación: La agencia nuclear belga, inquieta por la seguridad de 
la central nuclear de Tihange

    •    Una filtración revela la alarma del regulador por el descontrol en la planta

Beatriz Navarro


Bruselas.“Los resultados en cuanto al riesgo de incendio son francamente desastrosos”. Hay graves “carencias reglamentarias”, “valores alarmantes de probabilidades de fusión del núcleo”. “Electrabel está mostrando “falta de iniciativa para mejorar el nivel de seguridad” en las centrales nucleares que gestiona en Bélgica y demuestra una “enorme desvergüenza”. Quien así describe la situación del parque nuclear belga no es un activista ecologista escandalizado, sino el director general de la Agencia Federal de Control Nuclear (AFCN) de Bélgica, Jan Bens.
 
Bens, con frecuencia acusado de laxitud en su labor de supervisor, se expresa en estos términos en sendas cartas dirigidas a Electrabel (la empresa explotadora de las plantas de Tihange y Doel) y Engie, su proveedor de electricidad, ambas pertenecientes al grupo francés Suez. Su contenido ha sido desvelado por el diario La Libre Belgique y pone de manifiesto que la preocupación de las autoridades por la seguridad de varias centrales nucleares es mucho mayor de lo que han admitido hasta ahora en público y da argumentos a quienes en Bélgica y sus países vecinos llevan tiempo reclamando el cierre de varios reactores por el temor a un accidente nuclear.
Bens se puso en contacto en julio con Electrabel para expresar sus dudas sobre su respuesta a los fallos detectados por un reciente estudio sobre los riesgos de incendio en Tihange y Doel, que consideró “como mínimo alarmantes”. La empresa, en cambio, despreció en su día las conclusiones porque no reflejaban –dijo– la realidad de sus instalaciones. El supervisor arremete contra esta despreocupación y les afea su “falta de actitud inquisitiva y su convicción demasiado rápida de que no hay problemas”. “Todo esto son elementos inquietantes respecto al nivel de cultura de seguridad de su empresa”, añade Jens, que pone en duda su voluntad de resolver los problemas. En septiembre escribió a Engie cuestionando también su actitud y lamentando su inacción ante los numerosos problemas detectados en Tihange este último año, que le valieron varias denuncias del regulador. Una visita sorpresa les permitió comprobar en agosto que el plan de acción pactado se estaba aplicando sólo a medias y escuchar “declaraciones alarmantes” de los trabajadores. En otra inspección constataron “problemas más estructurales”, como la falta de ingenieros, que “ponen en peligro el mantenimiento de un nivel de seguridad satisfactorio”.
Bélgica tiene actualmente 6.000 megavatios de potencia nuclear instalados en siete reactores repartidos entre Tihange (sur) y Doel (norte), todos cerca de la frontera. Unas 90 localidades de Alemania, Holanda y Luxemburgo, entre ellas Aquisgrán y Maastricht, ultiman una demanda judicial conjunta para reclamar el cierre del reactor Tihange 2. La instalación estuvo cerrada más de un año, igual que Doel 3, tras descubrirse grietas en sus vasijas (16.000 en total) pero la AFCN llegó a la conclusión de que no eran evolutivas y permitió su reconexión. Las averías y paros preventivos han sido una constante los últimos dos años. Además, el reactor Doel 4 está apagado desde agosto del 2014 por un acto de sabotaje no aclarado en el que no se descarta el móvil terrorista. El Gobierno belga decidió hace un año ampliar en 10 años la vida de los reactores Doel 1, Doel 2 y Tihange 1 en lugar de apagarlos al cumplir 40 años.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/internacional - Imagen: Las chimeneas de Tihange, detrás de las grúas del puerto de Amberes (Wouter Pattyn/ Buiten-beeld/ Minden Pictures / Getty)

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”