martes, 1 de diciembre de 2015

Plantas hidroeléctricas invaden tierras indígenas en Brasil

La historia social y ambiental de las Amazonas Brasileñas por los últimos cuatro años ha estado gobernada por finalización de monumentales proyectos de infraestructura, especialmente en transportación y generación de energía. A través de los años, investigaciones sobre la operación del sector energético ha traído a la luz el impacto en el ambiente y como afecta a la población que vive dentro de su órbita.
Un punto recurrente en estos estudios es la enorme influencia que las compañías constructoras y mineras (petróleo, gas o forestales), al igual que muchas de las industrias agro-industriales y los negocios de agro-exportación ejercen en las políticas y prácticas estatales de desarrollo. Estas compañías seguido ejercen considerables ventajas en las decisiones y el proceso en áreas que usualmente y formalmente son designadas a estar en la esfera política. La aparente inhabilidad del Estado de establecer las mejores prácticas y procedimientos para asegurar que consulten con los nativos, quilombola[1] y la población tradicional[2] parece ser el resultado de estos intereses parcialmente escondidos, jerarquías, y regulaciones envueltas en esta compleja relación[3].
A lo que Harvey comúnmente se refiere como “acumulación por medio de desposesión” no es poco común en el teatro Amazónico. La Capital “adquiere” extensiones de nuevo territorio y le niega a la población indígena que ahí habita acceso a sus tierras y agua. Por lo tanto el Ambiente es simbólico y materialmente minimizado exclusivamente hacia el reino comercial y se convierte en no más que un producto inyectado al mercado global para asistir a la producción y servir al crecimiento económico. Esto inevitablemente lanza la corriente de migración humana como la manera usual de subsistir de la población tradicional y rural (sea indígenas, quilombolas o riberirinhos[4]) son los afectados y son forzados a desubicarse. Además, el pleito por controlar y adueñarse de la tierra aumenta, el proceso de deforestación se acelera para poder asegurar el establecimiento de una mono-cultura de cosechas (tales como soya, caña de azúcar, eucalipto, etc.) Es muy común la especulación descarada. En ocasiones la corriente de los ríos es alterada creando crisis múltiples de acceso, suministro de, agua no solo para uso humano sino para otros medios de subsistencia (la Presa el Belo Monte) es un ejemplo de tal situación). Consecuentemente, existe un impacto sistemático y directo a la cadena alimenticia, y en particular a los peces en los ríos. Falto de vegetación comienza la descomposición y produce emisiones de gas metano (el efecto invernadero) lo que no solo los despide a la atmosfera sino la propagación de enfermedades tales como la malaria. Este es el resultado de un aumento en enfermedades infecciosas, un aumento exponencial de EIT registradas.
La falta de planeación se une a la descarada indiferencia por las limitaciones y provisiones agregadas cuando se expiden las licencias. Este es el resultado de un sistema frágil de cuidado a la salud pública acompañado por el aumento del costo de vida, especialmente en vivienda y alimentos. Mitigando y/o compensando medidas tomadas ya sea por las compañías de energía o el sector publico son retrogradas e insuficientes, implementadas muy tarde para remediar cualquier efecto negativo en la poblaciones indígenas. No es inusual que la incidencia del incremento de violencia haya aumentado dramáticamente en las comunidades afectadas. Los casos de muertes por violencia o accidentes también han aumentado considerablemente.
La transmisión y distribución de fuerza eléctrica por las plantas hidroeléctricas, en la forma de cables masivos, provee aún más otra causa de preocupación debido al impacto substancial social y ambiental. Aun en las llamadas “plataformas usinas”[5] la energía debe ser conectada a la red eléctrica regional o nacional, y esto ocurre en tierra, ya sea tomando ventaja de las rutas ya con deforestación (al parejo de las autopistas) o por medio de limpia y consecuentemente mantenimiento de nuevos caminos. Se estima que se va a necesitar cientos de kilómetros, y estos caminos ya despejados pasaran por áreas de conservación, territorio indígena y propiedades privadas.
La zaga del Apinayé, que habitan el área conocida como “Bico do Papagaio” (Pico de Perico) está en el estado Amazónico de Tocantins, ilustrando la historia de desposeimiento. Por los últimos cincuenta años, han visto como su territorio y modo de vivir ha disminuido a través de la creación de varios proyectos de infraestructura, a lo largo del ferrocarril Carajás y el Norte-Sul, el BR 153 Transamazonas, y las autopistas TO 126 y TO 134, las líneas de alto voltaje de la planta hidroeléctrica del Tucurui, las reverberaciones ambientales de las plantas en el Estreito y Lajeado, así como las nuevas corrientes de agua construidas en el ríos Tocantins/Araguaia. A esto se le puede agregar en el futuro los peligros de la presa propuesta para la Serra Quebrada que amenaza con inundar el 14% de terreno legal designado como Apinajé TI. También se enfrentan a un programa acelerado de deforestación fomentada por las compañías tales como Sinobrás (minería), Eco Brasil Florestas S.A. (producción de celulosa), Cargil Agrícola S.A. (exportador de Agroindustria de EU), Suzano Papel e Celulose S.A. (pulpa de papel y papel). Estas compañías son amparadas y son cómplices por el Instituto de Natureza do Tocantins (el Instituto Naturaleza de Tocantins) y animadas a invertir en la siembra de soya, azúcar de caña, eucalipto y con un plan de establecer minas de carbón en los extremos norte del estado de Tocantins.
El proceso y las consecuencias que se han observado y registrado en varios casos y situaciones no solo a través de la Amazona Brasileña, pero también en otras áreas en el Brasil y a través del mundo [6].
Plantas hidroeléctricas en el Amazonas: Los efectos en los Territorios Indígenas
Ignorando toda la evidencia registrada y sometida a objeciones, el Plano Decenal de Expans?o de Energía 2023 (El Plan de Diez Años Para la Expansión Energética 2013), o PED) proyecta un aumento de 28,000 mega watts en producción de energía en la década del 2014-2023 a través de la llegada de varias plantas hidroeléctricas a gran escala. Sin embargo, eso no predice que cualquiera de las 30 plantas a través del país tendrá algún impacto en los territorios indígenas. El plan muestra que once de las treinta estarán situadas por lo menos a 40 km de los terrenos indígenas en lo que es conocido como “el Amazonas Legal” y por lo menos a15 km de retirado de lo que resta en las regiones. El plan esta afianzado por un decreto oficial conocido como Portaria Interministerial No. 419/2011, la cual regula las acciones de los cuerpos públicos federales que tratan con expedir las licencias ambientales federales. Sin embargo, el plan reconoce que hasta ocho diferentes territorios indígenas serán afectados por las 232 líneas de transmisión nueva que estas plantas requerirán, lo cual combinado, agregara hasta un total de 41,000 km, de nuevas líneas [7].
Cotejado con los hechos y la información disponible en el Instituto de Socioeconomía de Investigación (Inesc) bajo el título de Derechos e Inversiones en el Amazonas,” pudimos determinar que la colección de veintitrés estaciones de fuerza hidroeléctrica localizadas a un mínimo de diecisiete desarrollos de infraestructura, tienen consecuencias socio ambientales en los territorios indígenas, ya sea por la población que ahí vive o por el ambiente físico de estas poblaciones son el vínculo de mantener y promover el desarrollo de sus maneras de vivir.
La discrepancia sobre el alcance del impacto proyectado en el TI entre nuestro estudio y la versión oficial gira alrededor del concepto de “impacto o interferencia” como está construida y definida. De acuerdo a la legislación actual, una “interferencia en TI” ocurre cuando una porción de terreno TI es influido directamente por las barreras de la presa o por los depósitos de agua. El criterio para definir y medir el “impacto” es concerniente a los efectos territoriales y ambientales solamente y no incluye la dimensión social o humana. Es nuestra posición que ambos son urgentes e imperativos y que este indicador debe ser considerado.
En lo que concierne a las comunidades indígenas, existen varios estudios que indican que los impactos indirectos a tal escala son tan negativos o aún más que los impactos directos. El solo anuncio de que tal proyecto está en preparación en las cercanías, ha sido acompañado por visitas y contacto con topógrafos o investigadores es suficiente para provocar una intensa inquietud y ansiedad en la comunidad India. La situación en la cuenca del Tapajós es uno de esos ejemplos.
Los estudios llevados a cabo en las últimas décadas claramente muestran que la interferencia causada por tales proyectos masivos llega más allá de 10 km a la redonda. Puede afectar a las comunidades indígenas mucho tiempo antes de que exista cualquier tipo de contacto directo con el proyecto—eso quiere decir, mucho antes que se encuentren cara a cara en la coyuntura de la construcción de presas, vías ferroviarias, o el levantamiento de transmisores. Como fue explicado por Daniel Posey in 1987, el contacto se puede clasificar de tres diferentes maneras:
Contacto indirecto, lo cual incluye la transmisión de enfermedades sin ser portador humano a través de insectos u origen animal o depositarios
Contacto intermediario, el cual depende de un contacto temporal o fortuito con un grupo de individuos tales como comerciantes, soldados, investigadores, servidores públicos, mineros, huleros, u otras persona indígenas que ya han estado en contacto con otras personas y sus enfermedades
Contacto directo, lo cual, se sugiere, es el resultado de cohabitación con misioneros, servidores públicos y personal trabajando permanentemente en la comunidad, turistas, o también, relaciones personales permanentes tales como matrimonios con los que se ya ha permanecido por periodos largos de vida en centros urbanos o con otros que ya lo tienen.
La colección de artículos editados por Martin Alberto Ibañez-Novion y Ari Miguel T4eizeira Ott in 1987 y el estudio bibliográfico por Julio C. Melatti (1987) y el de Dominigue Buchillet (2007), agregado a la información cotejada en Un Mapa del Hambre Entre la Población Indígena del Brasil por Verdum (1995) además de La Investigación en la Salud y Nutrición de la Población Indígena (Coimbra Jr., 2014), revela la compleja realidad de la presente situación de la población indígena y más importante, provee irrefutables pistas para investigar sobre la correlación entre territorio, gobernancia, cambios socio-económicos, y la salud emocional de las comunidades indígenas a través de la región Amazónica.
Consideraciones finales
La compleja tabla de amenazas y vulnerabilidades sufrida por los pueblos indígenas se hace más seria dado que sus derechos territoriales continúan siendo irrespetados en forma masiva en contravención de los hechos que han sido legalmente reconocidos. Desafortunadamente, parece que “Tierra Indígena” solo existe en papel, y como el Estado Brasileño no garantiza a estas poblaciones sus derechos humanos o cualquier otra materia de seguridad. Para poder desanimar la constante invasión a sus tierras y poner un fin a los resultados de la degradación ambiental, el Estado debe hacer sentir su presencia en estas áreas de una forma adecuada y efectiva. La Fundación Nacional India FUNAI, ha sido afectada año por años con cortes masivos presupuestarios. Como resultado, los servicios que pueden ofrecer han disminuido, y su poder político en las áreas claramente dentro de su consigna, tales como tomando una posición de información e investigación, frente a frente de las consecuencias socio-ambientales en cualquiera de los Territorios Indígenas y de los muchos proyectos de infraestructura propuestos, han sido categóricamente usurpados. Esta es una clara violación de los derechos de la población indígena del Brasil, una práctica que uno ve que ocurre de una manera sistemática y generalizada no solamente en el Amazonas, sino a través del país.
Traducción por Elena Duran
Planta
Electrical
E
Rio
Pinzamiento
Prainha
AM
Aripuanã
No existe registro disponible
CachoeiraCaldeirão
AP
Araguari
No existe registro

disponible
Ferreira Gomes
AP
Araguari
No existe registro

disponible
SantoAntônio

do Jari
AP
Jari
Existen tres TI en la Cuenca en el area de la Cuenca del Rio Jari: dos al este y dos al oeste y ocupando como el 10% del área de la cuenca. Habitado principalmente por dos tribus: la

Wai?pi (Wai?pi TI) y la Apari-Wayana (Parque de Tumucumaque y el Rio ParuD’Este TI). Los Wai?pi son el enfoque principal del estudio porque sus territorios al igual que sus asentamientos se encuentran dentro de los limites de la cuenca. El TI de los Aparai-Wayana y los asentamientos técnicamente se encuentran en los limites del Rio Paru de Este, el cual esta hacia al oeste y adjuntos a la cuenca del rio Jari. Solo una pequeña sección de

la  desembocadura al lado derecho.

Consecuentemente este TI no fue considerado en los documentos para la concesión de licencias para las planta eléctrica.
Y
MA/TO
Tocantins
Krikati TI (MA) y Apinayé y Kraolâdia

TI (OTO)
Marabá
MA
Tocantins
Mãe Maria TI, en Bom Jesus do Tocantins, sufrirá daños considerable en el área que será inundada su riqueza en terrenos para cacería y también como extracción de la madera de un árbol que se utiliza para hacer flechas. Este asentamiento ya ha sufrido substancialmente por la construcción de ferrocarril Carajás, la carretera BR-222 y la construcción de dos plantas eléctricas, Eletronorte y una torre para servicio telefónico móvil. Se argumenta que el TI  ha sido el mayor impacto de proyectos nuevos de infraestructura en Brasil. La reanudación del Proyecto Marabá en el 2001 ha puesto a familias pertenecientes a la tribu Gavi?o en grave alerta. Otros dos territorios corren peligro: Sororó TI, habitado por los Suruí, en S?o Gerlado do Araguaia (PA) y Apinayé Tocantinópolis TI, habitando por los Apinayé en Maurit?nia do Tocantins, S?o Benito y

Cachoerinha (OT).
Serra Quebrada
MA
Tocantins
Apinayé IT.
Castanheiras
MT
Arinos
No existe registro disponible
Colider
MT
Teles Pires
Kayabi IT y Munduruku IT.
Dardanelos
MT
Aripuanã
De acuerdo al reporte por el antropología Gilberto  Azanha (CTI, 2004), el resultado del impacto de las “oportunidades” ofrecida por el Proyecto en la Cinta Larga (Aripuan? TI y Serre Morena TI) y el Arara (Rio Branco TI) sería lo siguiente: (1) un aumento significante en la población de la municipalidad de Aripuanã como resultado en un aumento en la deforestación en esos TI, llevando a la agotamiento de madera comercial y las consecuencias de la demanda por recursos adicionales que quiere decir que con o sin el consentimiento de las TI, dentro de los límites de los territorios (2) un aumento en la población de la ciudad de Aripuan? y en el distrito de Conselvam provocando un aumento en la demanda de aves y pesca siendo ya víctimas de la caza furtiva dentro de los TI (3) una proliferación de compañías mineras aprovechándose de los reducidos “costos de oportunidad” disponibles (energía barata, sistema más grande y eficiente, etc.) pillaje de terrenos de las TI y contaminación de loa afluentes la disminución pesquera
São Manoel
MT
Teles Pires
De acuerdo a la información disponible de los documentos de la concesión de licencias, las TI impactadas son Kayabi, Munduruki, Pontal do Apiaká y los Indigenas aislados. El reporte

del impacto ambiental dice que los depósitos de las presa ocupara una área más o menos de 6,600 hectáreas (66km2), invadiendo en tierras de las municipalidades de Paranaita (MT) y Jacareacnga (PA). El área  de influencia indirecta incluye los TI Kayabi y Munduruki, como 150km rio abajo, al igual que los TI del Pontal dos Apiaká por lo que existe archivos de Indígenas viviendo en aislamiento. La TI Kayabi se encuentra en un área de influencia directa, a menos de 2 km de los límites permitidos.
Sinop
MT
Aripuanã
No  existe registro disponible
Belo Monte
PA
Xingu
Juruna KM17, Paquiçamba, Arara da Volta Grande, Trincheira Bacajá, Koatinemo, Kararaô, Apyterewa, Araweté Igarapé Ipixuna, Arara, y Cachoeira Seca ITs todas son afectadas.
Cachoeirados Patos
PA
Jamanxim
Información disponible en los documentos de concesión de licencias todavía no indica cuales territorios serán afectados por el proyecto
Jamanxim
PA
Jamanxim
Praia do Índio, Praia do Mangue, Sãó Luis do Tapajós, Pimental, Aldeia Nova, Sai-Cinza, Munduruku, y Aidirá-Marau ITs todos son afectados.
Jatobá
PA
Tapajós
Munduruku y Sai- Cinza TI.
São Luis do Tapajos
PA
Tapajós
Praia do Mangue y Praia do Indio ITs. También serán o afectados las comunidades  locales cuyos territorios todavía no han sido reconocidos y legalizados por el Estado: El área

KM43 en BR-230 (Sawré Apompu), Área Pimental, Área São Luiz do Tapajós (Sawré

Jaybú), y Área Boa Fé (Sawré Maybu, Dace Watpu y Karu Bamaybu). El registro  socio económico actualizado sobre el impacto ambiental revelo  que 12% de la población en total dentro del área del proyecto se define como indígena o de ascendencia indígena siendo: 51% Munduruku, 27% Apiaká, y 9% Sateré-Mawé.

Otros antecedentes indígenas mencionados (Xavante, Guajajara, Caraú, Serra Grande, Canelas, Guarani, Juruá, entre ellos) originalmente de otras  regiones.
Teles Pires
PA
Teles Pires
Arara, Arawete Igarapém Ipixuna, Koatinemo, y Apyterewa ITs.
Jirau
RO
Madeira
Kaxarari, Igarapé Ribeirão, Igarapé Laje, Uru-Eu-Wau-Wau ITs y Isolated Indians
Rondon II
RO
Comemoração

(or Barão deMelgaço)
No existe  registro disponible
Santo Antonio
RO
Madeira
Karitiana y Karipuna ITs y los Indios Aislados.
Tabajara
RO
Machado
Tenharim Marmelos TI (dentro del area de influencia directa)
Bem-Querer
RR
Rio Branco
No existe registro disponible
Paredão
RR
Mucajaí
Yanomami and Raimundão ITs, situado aproximadamente a  35km y 25km respectivamente del Proyecto (fuente:Ibama)

Bibliografía: BUCHILLET, D. Bibliografia crítica da saúde indígena no Brasil (1844-2006)(ACritical Bibliography on the State of Indigenous Health in Brazil, 1844-2006). Quito, Equador, pela editora Abya-Yala, 2007.COIMBRA JR., C.E.A. Saúde e povos indígenas no Brasil: reflexões a partir do I Inquérito Nacional de Saúde e Nutrição Indígena. (Health and indigenous populations of Brazil: reflections on the 1st National Inquiry on Indigineous Health and Nutrition)Cad. Saúde Pública, Rio de Janeiro, 30 (4): 855-859, abr/2014.DAVIS, S.H. Vítimas do Milagre. O desenvolvimento e os índios do Brasil. (Victims of the Miracle: Development and the Indians of Brasil ) Rio de Janeiro: Zahar Editores, 1978.DIEGUES, A.C. (org.). Desmatamento e modos de vida na Amazônia. (Deforestation and ways of life in the Amazon) São Paulo: NUPAUB/USP, 1999.DODDE, P.A.M. Impactos de empreendimentos lineares em Terras 25 Indígenas na Amazônia Legal: O caso da BR-230/PA e das Terras Indígenas Mãe Maria, Nova Jacundá e Sororó. (The case of the BR-230/PA and the Mãe Maria, Nova Jacundá and Sororó Indigenous Territories)Dissertação de Mestrado apresentada ao Programa de PósGraduação em Planejamento Energético, COPPE, da Universidade Federal do Rio de Janeiro, 2012.FEARNSIDE, P.M.; GRAÇA, P.M.L. de A. BR-319: a rodovia Manaus-Porto Velho e o impacto potencial de conectar o arco de desmatamento à Amazônia central. The BR-319: the Manaus- Porto Velho Highway and the potential to connect the radius of deforestation to central Amazon) Novos Cadernos NAEA, 12 (1): 19-50. (2009).HARVEY, D. O Neoliberalismo: história e implicações. (Neoliberalism: Its history and its ramifications) São Paulo, Edições Loyola, 2008.IBÁÑEZ-NOVION, M.A. & TEIXEIRA OTT, A.M. (eds.). Adaptação à enfermidade e sua distribuição entre grupos indígenas da Bacia Amazônica. (Adapting to disease and its distribution among indigenous group in the Amazon Basin) Caderno CEPAM Nº 1. Brasília: Centro de Estudos e Pesquisas em Antropologia Médica, 1987.KOIFMAN, S. Geração e transmissão da energia elétrica: impacto sobre os povos indígenas no Brasil. (Generating and transmitting electric power: its impact on indigenous populations of Brazil) Cad. Saúde Pública, Rio de Janeiro, 17(2): 413-423, mar-abr, 2001LEONEL, M. Roads, Indians and the Environment in the Amazon from Central Brazil to the Pacific Ocean. Copenhagen: IWGIA, 1992.MELATTI. J.C. “Introdução: Enfermidades e contato interétnico” (Introduction: Disease and interethnic contact). In: IbañezNovión, M.A. & Teixeira Ott (editores), Adaptação à enfermidade e sua distribuição entre grupos indígenas da Bacia Amazônica. Cadernos CEPAM Nº 1. Brasília, DF. (1987)OLIVEIRA, J.P. & COHN, C. Belo Monte e a questão indígena. (Belo Monte and the Indian question)Distrito Federal: 7 Associação Brasileira de Antropologia, 2014POSEY, D.A. Contact before contact: typology of post-colombian interaction with northern Kayapó of the Amazon basin. Boletim do Museu Paraense Emílio Goeldi. Série Antropologia, Belém, v.3 (2): 135-154. (1987)RAMOS, A.R. & TAYLOR, K.I. The Yanoama in Brasil 1979. Copenhagen: IWGIA, 1979.REIS, M.J. & BLOEMER, N. M.S. (org.). Hidrelétricas e populações locais(Hydroelectrics and local populations). Florianópolis: Editora da UFSC, 2001.ROCHA, H.J. Relações de poder nas instalações de hidrelétricas. (Power realtionships in the hydroelectric projects) Passo Fundo: Editora da UPF, 2013.SANTOS, S.C. dos & NACKE, A. (orgs.) Hidrelétricas e Povos Indígenas (Hydroelectic Stations and the Indigenous People). Florianópolis: Letras Contemporâneas, 2003.VERDUM, R. (org.) Mapa da Fome entre os Povos Indígenas no Brasil. (A Map of Famine among the Indigenous People of Brazil)Brasília: Instituto de Estudos Socioeconômicos, 1995.VERDUM, R. Os Yawaripë: Contribuição a história do povoamento Yanomami. (The Yawaripë: the Yanonami contribution to History)Dissertação de Mestrado apresentada ao Programa de Pós-Graduação em Antropologia Social da Universidade de Brasília (PPGAS/UnB), Brasília. 1996.VERDUM, R. (org.). Integração, usinas hidrelétricas e impactos socioambientais.(Integration, Heydroelectric power stations, and Socioenvironmental impacts)Brasília: Instituto de Estudos Socioeconômicos, 2007. VERDUM, R. As obras de infraestrutura do PAC e os povos indígenas na Amazônia brasileira. Brasília: Instituto de Estudos Socioeconômicos, 2012.VERDUM, R.; SELAU, M.G.G. et al. Uma política diferenciada de saúde para populações indígenas isoladas e ou recém-contatadas: os Yanomami no Brasil. (The Yanomami in Brazil: An alternate health policy for isolated or recently contacted indigenous populations) Saúde em Debate (edição especial), Revista do Centro Brasileiro de Saúde, p. 52- 59 (1988).VERSWIJVER, G. & ARAÚJO, C.O. O Impacto da Rodovia BR-163 na Vida atual dos Índios Mekrãgnoti. (The impact of the BR-163 Highway on the daily life of the Mekrãgnoti Indians) Relatório de Certas Atividades do Instituto Kabu no Quadro do PBA – Componente Indígena. 2010.
Notas [1] Descendientes de esclavos Afro-Brasileños, que seguido huían a la selva donde hicieron amistad con los Indios y seguidos cruzándose entre ellos. 1700 quilombos han sido reconocidos por el gobierno Brasileño.[2] Término usado para describir una población con un pequeño impacto ambiental y lleva una existencia sostenible. Reconocido y definido como grupo “étnico” por el Decreto Federal Numero 6.040 el 7 de febrero 2000: Poblaciones y Comunidades Tradicionales: culturalmente se diferencian en grupos que se reconocen como tal, que tienen sus propios métodos de organización social, que ocupan un territorio y recursos naturales como condición para su cultura, social, religiosa, ancestral y reproducción económica, utilizando conocimiento, innovación y practicas generadas y transmitidas a través de tradición.[3] En enero 2012, el gobierno federal convino a un grupo de trabajo interministerial (GTI), el Portaria Interministerial no. 35,31.1.2012, con un mandato de establecer el proceso para la consulta preliminar con los indígenas quilombola y las comunidades tradicionales. El GTI fue coordinado por la Secretaria General de la Presidencia y el Ministro de Relaciones Publicas, e incluía por los menos 26 otros ministerios y otras entidades relacionadas. Dos años después, en feb. Del 2014, el GTI fue disuelto sin haber concluido su mandato.[4] La población tradicional que vive cerca de los ríos en la región del Amazonas. Pescan y cultivan exclusivamente para su consumo. Se estima que el número es más de 6 millones de personas.[5] Ya sea hidro, o rio, las plataformas eléctricas, modeladas a la operación de plataformas petroleras en el mar donde los trabajadores son acarreados de y a las plantas por medio de helicópteros en sus turnos de trabajo. La idea de que esto puede minimizar el impacto ambiental eliminando la necesidad de vivienda permanente para los trabajadores en las plantas en las inmediaciones y como tal evitar la deforestación substancial.[6] Por ejemplo, Davis (1978); Diegues (1999); Fearnside y Grac? (2009); Koifman (2001); Leonel (1992); Oliveira y Cohn (2014); Posey Posey (1987); Reis & Bloemer (2001); Rocha (2013);Ramos & Taylor (1979); Santos & Nacke (2003); Verdum (1996, 2007, 2012); Verdum, Selau et al(1988); Verswijver & Araújo (2010).[7] La Portaria Interminsterial no 60 publico en el 25/03/2015, sustituyendo no. 419/2011. En el caso de la planta hidroeléctrica en el “Amazonas legal”, estipula que el centro de la presa y el centro del depósito correspondiente no podrá está situado a una distancia de no menos de 40km de bordo de TI, mientras que los cables de fuerza no podrán esta localizados a una distancia de no menos de 8km del bordes de TI. En 30/3/2015, FUNAI (la entidad gubernamental que protege los derechos de los indígenas) público su propia ley para atraer regulaciones y responsabilidades a la par con este decreto federal.