”Hay acción donde sé lo que hago”

¿Se dieron cuenta de lo disonante que se ha vuelto hablar de política? Extraña sensación:  de no ser un “profesional” o un joven doctorando que debe empujar su carrera inflando su currículo y ofreciéndose gratis para prácticas, se percibe una obstrucción, difícil ir más allá del chascarrillo, o del titular de las noticias. Y las noticias se nos presentan con titulares que son pequeños trabalenguas, pues su misión de captar nuestra atención les exige fantasía, imaginación, intriga lingüística titulares que desaparecen de arriba abajo en nuestro dispositivo digital, igual que los contactos o la lista de amigos con los que nos wasapeamos. Puede que las palabras se alejen de los acontecimientos, y que los acontecimientos ya no necesiten de palabras para acotar el presente, saturado y desierto a la vez. Tampoco las imágenes tienen vida más larga: memoria señalética de un ahora más transparente (obsceno) y superficial que nunca.
Jean Baudrillard

Si nos esforzamos por no sentirnos víctimas de poderes o dominaciones ocultas, manipulados y reprimidos física y psíquicamente (lo cual da entrada a la vieja terapia “irritación/impotencia/y todo sigue igual/ ¿por qué no pasa nada?/” etc.), si intentamos vernos actuar en el día a día, nos damos cuenta de que nosotros mismos somos la respuesta: en la base está cierta progresiva pérdida del “otro”, de alguna manera una transformación de nuestros propios sentidos.
Nuestra afasia actual, la jubilación anticipada de muchas palabras como política, socialismo, humanitarismo, solidaridad, empatía, cambio, ecologismo, feminismo se debe a su transformación en publicidad informativa y valor comercial, en dispositivos de homologación y vigilancia, fugaces y en constante proceso de desactivación. En esta larga meseta de tránsito nos agarramos a un voluntarismo resistente, una inercia identitaria pequeña pero robusta.
Intentamos preguntarnos cada día por alguna palabras, una de ellas “utopía concreta” (¿recuerdan a Ernst Bloch?), algo que tiende a reducir el hiato entre lo posible y lo real, por lo tanto implica un conjunto de prácticas como formas de vida minoritarias, innovaciones técnicas, experimentaciones sociales, creaciones artísticas, etc. 
Los dejamos reflexionar sobre su significado.
Además, afortunadamente, cada día hay luces, sonrisas y promesas. Pero de estas preferimos no hablar, son nuestro secreto. Como siempre, los invitamos a compartirlo en primera persona. 



 Imagenes: ‪Michael Shainblum‬ - ‪Aion.mx‬ - ‪debedehaber - WordPress.com‬ - Titulo, cita de (J. Baudrillard)

Entradas populares de este blog

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia