jueves, 31 de marzo de 2016

Argentina/Minería: Hubo otros tres derrames de cianuro de la Barrick en Veladero que no se hicieron públicos


La información figura en un registro de contingencias, pero los vecinos de San Juan nunca se entraron. Desconfían de las cifras oficiales sobre esos incidentes de la empresa que ya fue sancionada por contaminar. La mina Veladero era considerada por Barrick Gold como su yacimiento más seguro en todo el mundo. Allí se derramaron más de un millón de litros de solución cianurada en septiembre, aunque un informe interno de la minera señala que fueron algo más de cinco millones de litros. Antes hubo otras tres fugas que no se hicieron públicas.

No fue el único. Al derrame de más cinco millones de litros de agua cianurada ocurrido el último septiembre en la mina Veladero, en San Juan, le antecedieron por lo menos tres vertidos que no se hicieron públicos en su momento. Aunque las cifras oficiales de esos incidentes son menores, en la Asamblea Jáchal No Se Toca desconfían de su veracidad, dado que la empresa Minera Argentina Gold (Barrick Gold) y las autoridades de San Juan intentaron ocultar la fuga del año pasado y su magnitud.
Según consta en un informe de la Dirección de Residuos Peligrosos que figura en el expediente de la Secretaría de Ambiente (hoy, Ministerio) iniciado tras el último derrame, en 2012 Barrick Gold presentó un "registro de contingencias" en el que cual confirmó que hubo al menos tres vertidos de cianuro antes del ocurrido entre el 12 y 13 de septiembre del año pasado.
Dos ocurrieron en 2011. El primero fue el 31 de julio, cuando hubo un desborde de solución y mineral fuera del valle de lixiviación, que es donde se separa la roca del mineral. Barrick Gold reportó que se fugaron 1.500 litros del líquido y se afectaron 20 metros cuadrados. El 29 de noviembre de ese año hubo un segundo vertido de 1.680 litros de solución cianurada que se produjo por una ruptura en la soldadura de una geomembrana.
Al año siguiente, Barrick Gold confesó que el 22 de marzo hubo otro derrame de 1.494 litros de solución cianurada en 160 metros cuadrados, que se produjo tras la quema de una bomba en el área de filtros persas. "Este suceso provoca que se corte la alimentación trifásica de la zona de filtros por 10 minutos, provocando un aumento del nivel de líquido de la nave", reportó la minera.
En la Asamblea Jáchal No Se Toca recibieron la novedad de los otros tres derrames con sabor amargo, porque nunca les avisaron y se enteraron casi de casualidad. "Tres incidentes previos al del 13 de septiembre de 2015 en la mina Veladero ratifican que las condiciones de infraestructura no son óptimas, y que los funcionarios que conocieron de ellas no actuaron conforme de su deber", lamentaron vía Facebook.
En los dos primeros casos, Barrick Gold informó que la gravedad de los incidentes fue "baja", mientras que evaluó en el tercero fue "media". Sin embargo, los asambleístas no creen ni en el balance ni en las cifras brindadas por la empresa. Y se basan en la experiencia del último derrame: un informe oficial de la la Subsecretaria de Control y Fiscalización Ambiental ocultado por el último gobierno y filtrado por sus trabajadores prueba que los cálculos de la minera canadiense sobre el volumen derramado y la concentración de cianuro fueron manipulados.
Aquella vez, Barrick Gold tardó varios días en reconocer públicamente el incidente y su verdadera magnitud. Primero lo negó. Luego lo admitió. Y después habló de 224 mil litros. Como adelantó Infobae en su momento, esa cifra en realidad marcaba un mínimo porque el cálculo había sido groseramente manipulado y sólo estimaba una cantidad de litros derramados en base a los momentos en que se detectó y se solucionó la fuga. Tal es así, que el vertido terminó siendo de unos 5 millones de litros y por lo menos 1.072.600 litros -una quinta parte- terminaron en el río Potrerillos.
"Desde el mediodía del 13 de septiembre todo el Gobierno de (José Luis) Gioja sabía que había habido un derrame y no dijeron nada. Nos enteramos a las 10 de la noche y por un mensaje de texto de un empleado de la mina. Quisieron ocultar lo que pasó", evaluó en declaraciones a Infobae uno de los integrantes de la asamblea, Saúl Zeballos, vecino de la localidad de Jáchal.
"Al otro día el gobernador dijo que no había contaminación. Y la Policía Minera salió a decir que habían sido 15 mil litros y que no habían llegado al río. Pero nosotros vimos que gente de Barrick Gold estaba tomando muestras de agua a 100 kilómetros de la mina. Es decir, sabían perfectamente todo y no lo querían decir", insistió. "¿Quién nos asegura que con los otros tres derrames nos dijeron la verdad? ¿Y quién nos asegura que no hubo otros que no fueron notificados?", preguntó.
Si hay algo en lo que coinciden los que están a favor y en contra de la megaminería en San Juan es en que Barrick Gold asumió una política comunicacional de autoencubrimiento luego del derrame. Y así, minimizar las cifras se volvió en su contra. la minera canadiense sistemáticamente negó en público lo que terminó reconociendo en el expediente: que hubo contaminación. La credibilidad se la llevó el cianuro. En el mundo minero sienten que la firma canadiense le hizo un daño a la imagen de la actividad. No es menor: Veladero era considerada la mina más seguro del mundo.

Fuente: Infobae - Imagen: Mina Veladero: en primer plano el área de servicios, al fondo el tajo a cielo a abierto.
--------------
Algunas conclusiones del derrame de solucion cianurada en Veladero
Además de las conclusiones propias a las que arriba el Informe técnico y conjunto de la ex Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, se pueden sacar también las siguientes conclusiones:

1.-El sistema de cañerías que bombea la solución de cianuro al Valle de Lixiviación no tiene controles automáticos de presión para detectar pérdidas.
2.-Por eso, el derrame sólo pudo detectarse "visualmente" por personal de control de monitoreo del caudal del Río Potrerrillos.
3.-El sistema de cañerías que bombea la solución de cianuro al LSV no cuenta con doble camisa en sus tuberías, ni bateas de contención en lugares críticos como las válvulas en donde se produjo el derrame.
4.-El Canal Norte recolecta las aguas que se escurren desde la escombrera que transporta DAR (Drenaje Acido de Roca) y la compuerta abierta permite que dicho drenaje fluya hacia el Río Potrerillos.
5.-La empresa removió el material de arrastre que produjo el derrame sobre el Río Potrerillos, pero nunca informó su disposición final lo que impide su análisis.
6.-El sedimento presente en el aforador del Río Potrerrillos de 40 cm, acumulado como consecuencia de las remociones del material después del derrame, infiere que el volúmen derramado es mayor que informado por la empresa.
7.-En el informe analítico del laboratorio SGS correspondiente al aforador del Río Las Taguas aguas abajo del Río Potrerillos, los resultados de cianuro están en blanco.
8.-El laboratorio SGS el 13 de Setiembre de 2015 informó que en el aforador del Río Potrerillos el valor era de 550,5 mg/l de cianuro, pero la empresa dijo que luego fue corregido a 55,05 mg/l, pero nunca se encontró la nota de correción enviada por SGS.
9.-El sistema de monitoreo de aguas superficiales analiza metales pesados, pero con posterioridad al accidente se analizaron sólo cianuro y mercurio.
10.-La empresa nunca suministró datos de monitoreo precedentes al derrame.

Fuente: Diario Libre