martes, 29 de marzo de 2016

Para implementar una politica ambiental en Argentina… la misma debe ser integral

Por Cristian Frers

El otro día leí en el diario LA NACION un artículo de Alleto Aldo Guadagni, economista y ex secretario de energía de la nación argentina, que lo titulaba “En busca de una nueva política ambiental” y donde expresaba “El gobierno del presidente Mauricio Macri tendrá la responsabilidad de ejecutar una nueva política ambiental que ayude a preservar nuestro planeta. Se requerirán múltiples iniciativas que le permitan a nuestro país contribuir eficazmente en los próximos años a una reducción global de las emisiones contaminantes de dióxido de carbono”… Si volvemos a buscar una nueva política ambiental SOLO teniendo en la mira el Calentamiento Global o el cambio climático… Nos volveremos a EQUIVOCAR.


Para hablar de política ambiental, tenemos que hablar de una POLITICA AMBIENTAL INTEGRAL, que es algo que hace años vengo diciendo y que debería implementarse tanto en los municipios, provincias y en la Nacion, donde se tenga en cuenta, temas como: Educacion Ambiental, Politica Ambiental, Desarrollo Sustentable, Salud Ambiental, Deforestacion, Biodiversidad… Sino vamos a seguir errando feo en búsqueda de un paradigma ambiental que nos ayude a crecer.
Si bien el cambio climático es uno de los temas a los cuales le hay que prestar atención porque ya existen evidencias científicas de que las emisiones de dióxido de carbono, están contribuyendo aceleradamente al aumento de la temperatura en todo el planeta… No es el único tema ambiental del cual debemos preocuparnos.
Hace años que vengo expresando que gran parte del problema de deterioro ambiental en Argentina se debe al convencimiento de que los recursos naturales son ilimitados e invulnerables, a la falta de una política adecuada, a la ausencia de coordinación en la aplicación de las normas y a la insuficiencia de información y conciencia pública sobre la protección de la naturaleza y el alcance de los sistemas de protección.
La  problemática es enfrentar la construcción consensuada de una política ambiental nacional que atienda especialmente a la gobernabilidad del ambiente entre sociedad y autoridades, el apoyo financiero a las instituciones locales para la consulta e instalación de políticas a nivel local y la coordinación en la direccionalidad hacia la sustentabilidad de los planes sociales y económicos.
La elaboración de una política ambiental municipal satisface importantes necesidades para todos los sectores de la vida local. Ella demanda que cada sector de la comunidad haga un balance ambiental sobre el proceso histórico de desarrollo regional. También exige elaborar un diagnóstico actualizado, definiendo cómo esa realidad ambiental es afectada hoy por su entorno económico, social, cultural, institucional, nacional e internacional. Cada región muestra una realidad ambiental específica, en sus recursos naturales y potencialidades, en la diversidad y magnitud de los problemas que debe enfrentar, en las capacidades y compromisos de sus instituciones y en la población, entre otras.
Asimismo, esta política obliga a cada sector de la comunidad regional a revisar sus desafíos futuros y priorizarlos, establecer plazos para su cumplimiento, definir los recursos necesarios y las responsabilidades que corresponden a cada sector ya sea este público, privado, académico y gremialista, como también, señala aquellas tareas que requieren el concurso de diversos actores de la región. La política busca hacer ambientalmente sustentable el proceso de desarrollo, velando por el derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación, la protección ambiental, la preservación de la naturaleza y la conservación del patrimonio ambiental. Su fin último, es mejorar la calidad de vida de todos los habitantes y de las generaciones futuras.
El diseño e implementación de una política ambiental se erige como una condicionante importante para lograr la equidad, el desarrollo económico e indiscutiblemente, el cuidado del ambiente. Dicha política ambiental deberá reunir características de estabilidad a través del tiempo; consistencia con el desempeño institucional y general; y de consideración de las capacidades de liderazgo público y privado, así como de las condiciones económicas, políticas y sociales municipales. Aún más, el éxito de la gestión ambiental deberá fundarse en una clara definición de objetivos y prioridades que, además debe ser congruentes con las necesidades reales de la sociedad.


El ambiente también necesita de políticas, iniciativas y programas que abarquen los desafíos que hoy enfrenta el país y el mundo. Pero en la Argentina pasa a ser un tema más dentro de una larga lista de promesas. Es una decisión de toda la dirigencia renunciar a los problemas de fondo. El poder político abandonó el proyecto de país, por lo que es coherente que hoy también abandone el tema del cuidado del planeta. Tal vez entonces sea hora de que todos lo incluyamos en nuestra agenda… Por favor, no volvamos a equivocarnos.

Fuente: Ecoportal.net - Imagenes: ‪filatina.wordpress.com‬