miércoles, 30 de marzo de 2016

La minería ilegal está envenenando a los pueblos originarios del Amazonas

Las comunidades participantes en el estudio viven en territorios protegidos al interior de la selva amazónica, pero a pesar de esto, la población indígena en la región ha decaído en un 20% por causa de las mineras.

Yanomami
 
Están entre las comunidades más vulnerables del mundo y actualmente enfrentan altos índices de envenenamiento por mercurio como resultado de la minería ilegal. Un estudio medioambiental reciente que involucra a los pueblos indígenas Yanomami y Yekuana, en la selva amazónica brasileña, reveló que un 90% de ellos ha sido afectado severamente por el mercurio.
 
Las comunidades participantes en el estudio viven en territorios protegidos al interior de la selva amazónica y no suelen mantener contacto con el resto del mundo. En 1990 estas tribus ganaron reconocimiento legal de sus derechos para mantenerse protegidos de la intromisión de explotadores y devastadores. En ese entonces la minería ilegal fue vetada en el territorio Yanomami, pero se cree que en la década recién pasada la población indígena en la región ha decaído en un 20% por causa de las mineras, que han provocado enfermedades y violencia en esa zona.
A pesar del estatus legal de estas tierras, ha aumentando peligrosamente la minería ilegal de oro, atrayendo nuevamente la atención hacia el estado y la vulnerabilidad de estas comunidades originarias. El año pasado, investigadores que monitorizaban la salud de los Yanomami, encontraron que algunas aldeas habían sido abandonadas, porque el contacto entre los habitantes de sus tribus originales y los afuerinos se había intensificado.
A continuación de estas observaciones, los investigadores tomaron muestras de pelo de habitantes de 19 grupos en el territorio, y encontraron que la mayoría se estaba envenenando con alarmantes niveles de mercurio. Se cree que esto es consecuencia de los procesos de extracción de oro, en los que se usa mercurio, el que llega a los ríos locales, contaminando los ecosistemas acuáticos.
Aunque la mayor parte del mercurio inorgánico no es absorbido por los intestinos y pasa de largo, este elemento químico contamina los ríos y lagos, donde los microorganismos anaeróbicos lo convierten en compuestos orgánicos, como el metilmercurio.
El metilmercurio sí es digerido y absorbido en el torrente sanguíneo en un alarmante 90%. Cuando éste forma parte de la cadena alimenticia y se acumula en el pescado, pasa directamente a quienes se lo comen, provocando una serie de enfermedades. El pescado es una parte importante en la dieta de los indígenas Yanomami y Yekuana, por lo que ahí hay una vía de intoxicación evidente que está poniendo a estas personas en peligro.
El envenenamiento por mercurio puede afectar el cerebro y el sistema nervioso central; el corazón, los riñones y los pulmones. Los síntomas de la intoxicación aguda incluyen debilidad muscular, dificultad para hablar y coordinar y pérdida de sensibilidad en algunas partes del cuerpo.
A principios de este año, un niño indígena murió en la Amazonía peruana luego de mostrar síntomas de envenenamiento por mercurio. En Perú, las actividades de la minería parecen tener un impacto severo en los ecosistemas locales y en las comunidades indígenas, informa IFLScience. Un estudio reciente ha revelado que en la región peruana, tal como en Brasil, el problema es grave; con un 80% de la población de la tribu Nahua intoxicada por este químico.

Nahuas del Perú
Fuente, IFLScience
Traducción, CCV, El Ciudadano