Coltan, sangre en nuestras manos

“Del Coltan se extrae el tantalio, uno de los muchos elementos que se emplean sin ninguna sostenibilidad, en la fabricación de cámaras, consolas de juegos, PC’s, televisores de pantalla plana y teléfonos móviles. Su enorme demanda y la falta de consumo responsable, motiva enfrentamientos y derramamiento de sangre.

La Guerra del Coltán El 80% del suministro mundial de Coltan proviene de la República Democrática del Congo. Los expertos explican que la demanda de este mineral y de los diamantes son las fuerzas impulsoras, detrás de la guerra que asola al país desde hace años. Alertan que las minas pasan de manos rebeldes a las del ejercito cada poco tiempo, la corrupción es moneda corriente, al igual que la explotación de mano de obra infantil y a causa del Coltan, millones de personas han perdido la vida. Se han denunciado recientemente violaciones masivas como “arma de guerra”, pero la falta de conciencia sobre el consumo responsable de móviles y demás aparatos electrónicos, hace que el dinero sea más importante que la vida de una congoleña o la sostenibilidad de la extracción del Coltan. 
Desde la ONU advierten que la guerra del Coltan es un círculo vicioso: en cuanto este mineral se vende, el dinero obtenido vuelve a emplearse para comprar más armas, por lo que no ven un final claro para este enfrentamiento, dado que al día de hoy no se conocen productos alternativos. Daños colaterales Los agricultores han sido forzados a abandonar sus tierras, devastadas por la guerra y se dedican a la única alternativa laboral: extraer Coltan. Pero las condiciones de trabajo son paupérrimas y sus vidas están en constante peligro, mientras sus tierras y el Medio Ambiente se degradan por el abandono y los combates. El Congo es bien conocido por sus Gorilas Silverback (de espalda plateada) que viven en el Parque Nacional Kahuzi-Biéga, (donde comenzó su estudio la célebre Diane Fossey antes de irse a Ruanda) y estos primates también se suman a la larga lista de víctimas del Coltan, dado que el área principal de extracción se encuentra dentro de los límites del Parque. Los mineros están matando a los gorilas por su carne, que es muy cara y por lo que la demanda está aumentando. Sólo quedan unos 130 gorilas de montaña libres en este Parque Nacional (donde antes había más de 14.000) y su número sigue disminuyendo.
¿Qué podemos hacer?
Desde varias ONG piden que el resto del mundo se involucre con esta triste realidad, para lo cual hay varias herramientas que pueden emplearse, la primera de las cuales es difundir la existencia de este conflicto y la segunda que se dé un consumo responsable a los elementos electrónicos, móviles, tabletas, PC, portátiles etc. No es necesario comprar un nuevo móvil cada año, lo cual no solo genera una falta de sostenibilidad en el empleo de los mismos, sino que aumenta su demanda. Y a la hora de desechar uno de estos aparatos, ello debe hacerse mediante las vías de reciclaje adecuadas, para que no acaben en los vertederos del continente africano y del resto del mundo. La Guerra del Coltán El 80% del suministro mundial de Coltan proviene de la República Democrática del Congo. Los expertos explican que la demanda de este mineral y de los diamantes son las fuerzas impulsoras, detrás de la guerra que asola al país desde hace años. Alertan que las minas pasan de manos rebeldes a las del ejercito cada poco tiempo, la corrupción es moneda corriente, al igual que la explotación de mano de obra infantil y a causa del Coltan, millones de personas han perdido la vida. Se han denunciado recientemente violaciones masivas como “arma de guerra”, pero la falta de conciencia sobre el consumo responsable de móviles y demás aparatos electrónicos, hace que el dinero sea más importante que la vida de una congoleña o la sostenibilidad de la extracción del Coltan. Desde la ONU advierten que la guerra del Coltan es un círculo vicioso: en cuanto este mineral se vende, el dinero obtenido vuelve a emplearse para comprar más armas, por lo que no ven un final claro para este enfrentamiento, dado que al día de hoy no se conocen productos alternativos.
Daños colaterales 
 Los agricultores han sido forzados a abandonar sus tierras, devastadas por la guerra y se dedican a la única alternativa laboral: extraer Coltan. Pero las condiciones de trabajo son paupérrimas y sus vidas están en constante peligro, mientras sus tierras y el Medio Ambiente se degradan por el abandono y los combates. El Congo es bien conocido por sus Gorilas Silverback (de espalda plateada) que viven en el Parque Nacional Kahuzi-Biéga, (donde comenzó su estudio la célebre Diane Fossey antes de irse a Ruanda) y estos primates también se suman a la larga lista de víctimas del Coltan, dado que el área principal de extracción se encuentra dentro de los límites del Parque.
Los mineros están matando a los gorilas por su carne, que es muy cara y por lo que la demanda está aumentando. Sólo quedan unos 130 gorilas de montaña libres en este Parque Nacional (donde antes había más de 14.000) y su número sigue disminuyendo. ¿Qué podemos hacer? Desde varias ONG piden que el resto del mundo se involucre con esta triste realidad, para lo cual hay varias herramientas que pueden emplearse, la primera de las cuales es difundir la existencia de este conflicto y la segunda que se dé un consumo responsable a los elementos electrónicos, móviles, tabletas, PC, portátiles etc. No es necesario comprar un nuevo móvil cada año, lo cual no solo genera una falta de sostenibilidad en el empleo de los mismos, sino que aumenta su demanda. Y a la hora de desechar uno de estos aparatos, ello debe hacerse mediante las vías de reciclaje adecuadas, para que no acaben en los vertederos del continente africano y del resto del mundo.

Fuente: Sostenibilidad

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente