En Córdoba, Argentina, se desmonta a razón de 6,5 estadios por día

La zona con más desmonte en el primer semestre de 2016 fue Río Seco (212,9 hectáreas), mientras que en Cruz del Eje se registró la mayor superficie con desmonte selectivo: 171,3 hectáreas.

Durante el año pasado, solo la provincia de Córdoba perdió más de 1.600 hectáreas de bosque nativo a raíz del desmonte para utilizar los terrenos en tareas de explotación agropecuaria.  Las cifras que mostró la ONG Guyra difieren, sin embargo, de las otorgadas por el gobierno de esa provincia, que disminuyen el impacto. De acuerdo con lo publicado por el diario La Voz, para el gobierno de Juan Schiaretti el total informado oficialmente es de 473,1 hectáreas para el primer semestre de 2016. La cifra es menor que las 862,2 hectáreas detectadas por Guyra para el mismo período.
El periodista Lucas Viano explicó en el medio mediterráneo que "la diferencia entre ambas fuentes puede ser que desde noviembre de 2015 la Policía Ambiental sólo informa las intervenciones ilegales en la zona roja, la superficie con bosque nativo que tiene mayor protección según la ley vigente de ordenamiento territorial de bosques (9.814).
Antes también contabilizaba el desmonte en zona amarilla y el que se realizaba con autorización de la Secretaría de Ambiente de la Provincia (desmonte legal)". Una comparación utilizada para dimensionar la deforestación nativa es que, cada día, fueron erradicados el equivalente a 6,5 estadios Mario Kempes por día.
De acuerdo con el informe de la Policía Ambiental cordobesa, la zona con más desmonte en el primer semestre de 2016 fue Río Seco (212,9 hectáreas), mientras que en Cruz del Eje se registró la mayor superficie con desmonte selectivo: 171,3 hectáreas. En tanto, según los datos de Guyra, los meses de 2016 con más desmonte en Córdoba fueron junio (577 hectáreas) y agosto (265).

Fuente: http://noticiasambientales.com.ar/ - Imagen: ‪Slideshare‬
---------
Argentina:  Comunidades Comechingón Presentaron una inédita acción de amparo para que la Justicia Provincial declare nulo el Proyecto de Ley de Bosques y haga cesar su tratamiento.


COMUNIDAD COMECHINGON SANAVIRON TULIAN
COMUNIDAD COMECHINGÓN LIC SIN
COMUNIDAD COMECHINGÓN VALACTA


Por primera vez en Córdoba las comunidades indígenas accionan en la justicia invocando los derechos que les otorgan la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Constitución Nacional.

Mariela Tulián de la Comunidad Comechingón Sanavirón de San Marcos expresó: "junto a las comunidades Lic Sin y Valacta defendemos el bosque nativo no solo en nombre de nuestros antepasados, sino también para beneficio de todos los habitantes de la provincia".
Agregó que "al despojo histórico de nuestros territorios ancestrales el Proyecto de Ley convalida el despojo de lo poco que queda de ambientes nativos con su biodiversidad, que incluye plantas medicinales tradicionalmente usadas por los pueblos originarios, pero también cementerios indígenas y lugares sagrados".
Córdoba (Argentina), 13 de marzo de 2017. Comunidades indígenas Comechingones y Sanavirones de Córdoba presentaron una inédita acción de amparo para que la Justicia Provincial declare nulo el Proyecto de Ley de Bosques y haga cesar su tratamiento.
Es la primera vez en Córdoba que las comunidades indígenas accionan en la justicia invocando los derechos que les otorgan la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Constitución Nacional. 
Mariela Tulián de la Comunidad Comechingón Sanavirón de San Marcos expresó: "junto a las comunidades Lic Sin y Valacta defendemos el bosque nativo no solo en nombre de nuestros antepasados, sino también para beneficio de todos los habitantes de la provincia".
Agregó que "al despojo histórico de nuestros territorios ancestrales el Proyecto de Ley convalida el despojo de lo poco que queda de ambientes nativos con su biodiversidad, que incluye plantas medicinales tradicionalmente usadas por los pueblos originarios, pero también cementerios indígenas y lugares sagrados".
La acción fue presentada en conjunto con las organizaciones no gubernamentales "Tercera Generación" y FUNAM, Fundación para la defensa del ambiente.
Indica textualmente la acción: "Solicitamos que V.S. declare la nulidad del Proyecto de Ley sobre Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos y Regulación de Bosques Exóticos de la Provincia de Córdoba (expediente 20811/L/2016). Asimismo, solicitamos a V.S. disponga en forma urgente, como medida cautelar innovativa, la suspensión de todo tratamiento legislativo que pueda derivar en la aprobación del mentado proyecto".
Miembros de las comunidades indígenas Comechingones y Sanavirones coincidieron en sostener que el gobierno de Córdoba y legisladores, al elaborar el Proyecto de Ley, "violaron todas las normas que resguardan los derechos indígenas y la diversidad biológica, principalmente el derecho a la Consulta Previa, Libre e Informada. El Estado está obligado a cumplir y hacer cumplir el Artículo 75 de la Constitución Nacional y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), algo que no hicieron".
Mariela Tulian de la Comunidad Comechingón Sanavirón de San Marcos Sierras afirmó: "Como pueblos ancestrales hemos vivido en el Monte en equilibrio y armonía, haciendo un uso sustentable de los bienes que provee y protegiéndolo como el mismo Monte nos protege. Éste es cobijo y medicina, alimento y protección".
Natalia Hochea de la Comunidad Lic-Sin de Berrotaran manifestó que "Somos seres interrelacionados con esa diversidad biológica, defender cada metro cuadrado de bosque es defender la vida misma".
Por su parte Franco Gonzalez de la Comunidad Valacta de La Cumbre expresó: "Nuestro compromiso es con la vida y el futuro. Esta acción de amparo es una herramienta más en nuestra lucha cuerpo a cuerpo a favor del Monte Nativo. Confiamos en que la justicia hará cumplir las leyes y de una vez por todas el Estado escuche y respete los derechos inalienables de las comunidades indígenas de Córdoba".
El abogado de la causa, Federico Macciocchi, indicó: "El proyecto de ley evidencia la violación a los procedimientos que las normas constitucionales e instrumentos internacionales exigían ser cumplimentados de manera previa. Concretamente, las autoridades tienen la obligación de garantizar a las comunidades de pueblos originarios el derecho a ser consultados y a expresar libremente su consentimiento sobre la base de la información, respecto de hechos o decisiones que pudieran afectar sus territorios tradicionales. En este proyecto de ley no se ha dado ningún tipo de participación a las comunidades indígenas, por ello se solicita su nulidad".
Desde la Fundación para la defensa del ambiente, FUNAM, el Dr. Raúl Montenegro ratificó que "el Proyecto de Ley tiene fallas imposibles de reparar porque no hubo proceso participativo". Agregó que el proyecto "disminuye a la mitad la actual superficie protegida de bosques, reduce las multas por desmonte, elimina la pena de prisión para quienes violen la ley y habilita tanto el rolado como el desmonte químico. Viola impunemente la Ley Nacional de Bosques Nativos, la Constitución Nacional y la Convención sobre Derechos Indígenas de la OIT".
Las comunidades indígenas, "Tercera Generación" y FUNAM coincidieron en señalar que la única medida razonable "era el archivo definitivo del Proyecto de Ley y que la Secretaría de Ambiente convocara a un nuevo proceso de elaboración, esta vez participativo y respetuoso de las leyes".
"Lamentablemente buena parte de los legisladores no escucharon a las 35.000 personas que marcharon el 1 de marzo contra el Proyecto de Ley. En lugar de descartarlo definitivamente insisten en impulsarlo aunque sea ilegal e inconsulto. Por eso acudimos a la Justicia, a la de Córdoba, y acudiremos a todas las instancias judiciales que sea necesario, dentro y fuera del país".

Imagen: Taringa

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente