Un primate de hace 47 millones de años




El esqueleto, casi completo, es de una hembra de unos nueve meses de edad y mediría un metro


Los restos de un remoto ancestro humano, un primate de hace 47 millones de años, han sido descubiertos en Alemania. Se trata de un esqueleto bastante completo que recibe el nombre de Darwinius masillae y es 20 veces más antiguo que los fósiles que son clave para explicar la evolución humana. Los científicos consideran que va a revolucionar el conocimiento de la evolución de los primates.
El esqueleto, apodado Ida, muestra rasgos de una especie de transición, con características de la línea de primates muy primitivos y al margen de la que condujo a los humanos, pero también con particularidades de esta última. Los investigadores, liderados por el noruego Jorn Hurum (Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo) lo han presentado en la revista Plos One y, a la vez, en el Museo de Historia Natural de Nueva York. Con un 95% del esqueleto completo, Ida es la mejor pieza encontrada hasta ahora para conocer los primates del Eoceno.
El fósil fue descubierto en 1983 por un coleccionista privado, explica Plos One, que lo dividió e incluso vendió dos partes por separado, empezando así las vicisitudes de estos huesos. Una parte de Ida se restauró y completó artificialmente; fue a parar a un museo privado estadounidense, donde un investigador (Jerns L.Franzen) se dio cuenta de la reconstrucción y de su importancia. La parte más completa del esqueleto acaba de salir a la luz y pertenece al Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo. El trabajo que ahora se presenta es el estudio científico del fósil completo.
Ida se encontró en Alemania, en el yacimiento de Messel. Su estudio muestra que se trata de una hembra joven y, si por un lado las características de los dedos confirman que se trata de un primate, otros rasgos del pie lo sitúan ya en la línea evolutiva humana, aseguran los investigadores. Era un herbívoro que comía frutas, semillas y hojas. Los expertos lo saben porque han identificado restos de alimento en sus tripas. Los dientes son clave para conocer su edad, ya que los análisis con rayos X han mostrado que tiene tanto los infantiles como los de adulto. El primate tendría unos nueve meses cuando murió y mediría en torno a un metro. Los rayos X también han demostrado que tenía una muñeca rota, lo que seguramente contribuyó a su muerte.
Fuente: El País
------------------------------------------------

Habla el "padre" de Ida: "Fue como encontrar el arca perdida"
Clarín.com habló con el paleontólogo noruego Jørn Hurum, líder del equipo que estudió al fósil de 47 millones de años. El lunes se estrena en Argentina un documental sobre este hallazgo considerado clave para entender la evolución humana.

Por: Ariel González Mouls. De la Redacción de Clarín.com

Se llama, simplemente, "Ida". Bajo ese nombre está lo que la comunidad científica internacional consideró un hallazgo clave -tal vez el más importante en décadas para la paleontología- para entender la historia de la evolución humana. Clarín.com habló con el científico noruego Jørn Hurum, quien estuvo al frente del equipo que analizó los restos fósiles de este primate de 47 millones de años. "El descubrimiento de este ejemplar es como haber encontrado el arca perdida para los arqueólogos", expresó. 

"Ida" fue presentada al mundo a mediados de mayo en Nueva York, EE.UU.. Al frente de esa conferencia estuvo Hurum, quien trabaja para el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo. El descubrimiento impactó a los científicos: tenían ante sus narices el primate fosilizado más completo jamás hallado –un 95% de su esqueleto, sólo le falta la pata trasera izquierda- y unas 20 veces más antiguo que el resto de los usados antes para estudiar la evolución humana. 

¿Estamos realmente ante el "eslabón perdido de la evolución humana?
"Es bastante difícil asegurar que este sea el único eslabón perdido. Tendríamos que ir un par de millones de años atrás. Ida tiene 47 millones. No podemos estar cien por cien seguros, pero lo que sí sabemos es que es lo mejor que tenemos hasta el momento. Es la mejor muestra de que existió este tipo de primate en ese tiempo".

¿Cuál es la diferencia central entre Ida y otros fósiles hallados antes?
"Ningún otro primate encontrado antes fue hallado tan completo. Antes habíamos encontrados piezas, partes, huesos sueltos. Este es un fósil precioso y nos relata la historia de la evolución de los primates". 

Según se reveló, "Ida" –Hurum usó el nombre de su pequeña hija- es un fósil europeo preservado en Messel Pit de Alemania, un cráter de más de un kilómetro de ancho y un importante depósito para fósiles del periodo Eoceno. Los análisis revelaron que este primate –sus pies y uñas grandes en vez de garras lo colocan dentro de este grupo de mamíferos- es joven y femenino. La evidencia que la une a los humanos, según explican, está en el tobillo: el hueso tiene la misma forma, aunque un poco más chico. Mide un metro de altura y murió a los nueve meses (unos 6 años si se compara con la vida humana). Como herbívora, se alimentaba de frutas, semillas y hojas. Así, se lo considera un fósil de transición entre los primitivos primates y la especie humana.

La historia del hallazgo de Ida es de película. Hurum escuchó por primera vez sobre ella en una feria en Hamburgo, Alemania. "Tengo que mostrarle algo", le dijo un comerciante. Fue en diciembre de 2006. "Me estaban ofreciendo el fósil más maravilloso que jamás haya visto. Sabía que teníamos que conseguirlo", relató Hurum minutos después de cenar en su casa en Oslo.

Después de este encuentro, el paleontólogo buscó comprobar la autenticidad –recién pudo ver el fósil en persona en mayo de 2007- y recaudó fondos para comprarlo para la Universidad de Oslo. Una vez adquirido, lo llevó a su laboratorio y comenzó a trabajar con un equipo de expertos para descifrar su historia.

Consultado sobre el valor que se pagó por el fósil, Hurum dice que "no se puede revelar". Sí cuenta que le pidieron un millón de dólares, pero que luego de negociaciones (siembre dentro de un mercado que es legal en Alemania, a diferencia de Argentina) se pagó menos por Ida. "Cuando me dijeron el costo, pensé 'soy de un museo chico: no podemos pagar eso. No pude dormir por dos noches seguidas: sabía que estaba ante algo que debía ser estudiado", recordó. "Le pedí (al vendedor) que me diera tiempo, que lo guarde, que yo iba a conseguir el dinero".

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques