Contra-Cumbre del Clima (I): La caravana que recorrerá el corazón de Europa





Hace unos días comentábamos como las autoridades británicas impedían al activista Chris Kitchen viajar a Copenhague para unirse a las acciones de presión que se celebrarán en paralelo a la Cumbre del Clima de Naciones Unidas. Mike Childs, director de Friends of the Earth, aseguró al enterarse que “resultaba escandaloso que negaran el derecho a viajar a cualquier persona por el simple hecho de que pretende protestar contra el cambio climático”. En cualquier caso, Childs no va a estar solo por mucho que blinden la capital danesa como demuestra la convocatoria Climate Justice Action.
Entre las iniciativas previas a la cumbre puestas en marcha por Climate Justice Action quiero destacar La Caravana del Clima, que reunirá a movimientos populares de todo el mundo durante varias e intensas jornadas. Delegados y delegadas de pueblos indígenas, asociaciones de agricultores, sindicatos, organizaciones ecologistas, feministas o anticapitalistas se han citado el próximo tres de diciembre en Ginebra para dar inicio a la caravana que tiene Copenhague como meta. ¿Y por qué en la ciudad suiza? Allí se celebrará en esa fecha una reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio y, en paralelo, cinco días de acciones de protesta (incluyendo una gran manifestación el sábado 28 de noviembre) ante una de las instituciones más duramente criticadas por el movimiento alterglobalización.
En Ginebra la caravana se dividirá en dos, uno de los grupos planea realizar un trayecto con escalas en París, poblaciones del norte de Francia y Bruselas, mientras que el otro grupo pasará por Friburgo, Frankfurt y Berlín. Ambas expediciones se encontrarán en la ciudad alemana de Hamburgo y, desde allí, realizarán juntas la última etapa hasta una Copenhague que promete bullir con motivo de la Cumbre del Clima. La llegada está programada para el nueve de diciembre pero antes hay un doble periplo de cinco días a través de centro Europa en el que pretenden no pasar inadvertidos y desplegar toda una serie de actividades que capten el interés de sus ciudadanos hacia lo que sucederá pocos días después en la capital danesa:
1. Charlas y coloquios en las que presentar las luchas representadas en la caravana y relacionadas con el cambio climático.
2. Talleres para presentar casos concretos de resistencia local y alternativas.
3. Acciones simbólicas y concentraciones frente a edificios relevantes en lo económico o político (oficinas, sedes, fábricas) de cada ciudad.
4. Encuentro con los grupos locales de carácter social y ecologista que harán las veces de anfitrión en cada ciudad.
5. Presentación de la agenda climática alternativa a los medios de comunicación locales así como a políticos y autoridades regionales que acepten la reunión.
Empezamos y terminamos con palabras de Mike Childs, de Friends of the Earth, que cree firmemente en el efecto llamada que provocará La Caravana del Clima y el resto de actividades que dan forma Climate Justice Action:
Una de las claves de la campaña es unir a la mayor cantidad de voces como sea posible en un mismo lugar y eso es exactamente lo que muy diversas organizaciones vamos a lograr en Copenhague en las próximas semanas. No es extraño que las personas quieren que sus voces sean escuchadas pues el cambio climático supone una crisis mundial que tendrá consecuencias catastróficas a menos que los líderes mundiales tomen medidas drásticas para hacerlo frente. Las autoridades deben permitir el derecho del pueblo a protestar pacíficamente

(M. Childs, Traducción libre).
Vía | www.climate-justice-action.org
Fotografía | benkamorvan

----------------------------------------------------------

Contra-Cumbre del Clima (II): Ideario y guía de supervivencia

Si en un post anterior trazábamos la ruta que seguirá la Caravana del Clima por Centro Europa ahora nos vamos a detener en la Copenhague que se van a encontrar las y los expedicionarios y todas aquellas personas que quieran (y puedan, pues la ciudad parece que estará casi en estado de sitio) acercarse durante los días que dure al encuentro alternativo que se desarrollará en paralelo a la cumbre. La intención es que las actividades de Climate Justice Action tengan continuidad en el futuro, constituyéndose como el germen de “una red mundial comprometida a adoptar las medidas urgentes necesarias para evitar un cambio climático que resultaría catastrófico”.
La Cumbre sobre el Clima de Copenhague ha sido calificada como la mayor esperanza para hacer algo en torno al cambio climático” pero quienes programan la Climate Justice Action (CJA) creen que “no va a resolver nada pues se lleva diciendo lo mismo desde hace quince años”. La sensación, pues, es más de impotencia que de esperanza fruto del cocktail tóxico compuesto por la ineficacia de los mandatarios, sus palabras tan bonitas como vacías, unas emisiones que aumentan cada vez más rápido y un comercio de éstas “que permite campar a sus anchas a los criminales del clima”. Las personas y organizaciones que se reunirán en la capital danesa proponen que la ciudadanía grite ¡Basta! y recupere el control de la situación bajo el lema: “Cambiar el sistema para cambiar el clima”.
En Copenhague se encontrarán diferentes movimientos, experiencias y luchas: agricultores, pueblos indígenas, ecologistas, feministas, anticapitalistas o sindicalistas. Este heterogéneo listado siente que “desde nuestras respectivas luchas hemos encontrado un terreno común en la justicia climática y en nuestro deseo de recuperar el poder sobre nuestro propio futuro”. Si hace diez años proclamaban que Otro mundo es posible, hoy se ha sustituido por Otro mundo es necesario, así que frente al boato y opulencia de la cumbre de los mandatarios mundiales, CJA propone un Encuentro de Pueblos para la Justicia Climática donde plantear y discutir soluciones reales:

1. Abandono gradual de los combustibles fósiles.
2. Control comunitario de los recursos naturales y la soberanía alimentaria.
3. Reducción del consumo excesivo y la cultura del consumismo.
4. Reconocimiento de la deuda ecológica con los pueblos indígenas.
5. Oposición a la deforestación, los monocultivos y los agro-combustibles y retorno a la agricultura a pequeña escala
El loable empeño de la Contra-cumbre del Clima -“generar un sentimiento de emoción y que nuestras acciones resuenen en todo el mundo”- se convierte en citas concretas: Habrá jornadas temáticas dedicadas a la agricultura, la migración, la producción alimentaria, la deuda ecológica y una gran marcha bajo el lema Reclaim Power. Todo ello entre el siete y el dieciocho de diciembre, día en que terminarán las acciones programadas aunque se mantendrá la presencia hasta el veinte para seguir el cierre de las negociaciones del COP15 (que continuará si no hay acuerdo a pesar de que haya llegado el cierre oficial de la cumbre).
Lo utópico y lo pragmático se encuentran más de lo que pueda parecer: CJA ha dado forma a una guía práctica para quienes acudan a la contra-cumbre que subraya que, en cualquier mochila, no ha de faltar el pasaporte (aunque, advierte, se pertenezca a un país de la Europa del Tratado de Schengen), saco de dormir (el techo lo pone la organización), ropa de abrigo y lluvia (es Dinamarca en pleno invierno) y adaptador eléctrico si en tu país de origen no se usa el enchufe de dos pines. Hay que tener en cuenta detalles como la obtención del visado, que hay que realizarla con dos meses de antelación para no pillarse los dedos. Una vez en Copenhague, la organización ha trabajado duro para crear una estructura que se encargue de facilitar la vida a los recién llegados. Para ello han dispuesto puntos de información en varios lugares para los más despistados y alojamiento, tanto en viviendas particulares de familias danesas que se prestan a acoger a gente o en lugares públicos cedidos por el ayuntamiento de la ciudad. Eso sí, exigen registro de quienes lo disfruten y algunos de ellos cobrarán por el uso de modo que costarán un máximo de seis euros a cambio de servicio imprescindibles como calefacción o servicios. El movimiento alterglobalización madura en el aspecto logístico sin perder su espíritu heterodoxo.


Vía | www.climate-justice-action.org
Fotografía | benkamorvan
http://www.ecologiablog.com/post/2405/contra-cumbre-del-clima-ii-guia-de-supervivencia#continua

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia