Francia: Nuestros residuos nucleares se esconden en Siberia







Laure Noualhat
Libération

Traducido para Rebelión por Jorge Aldao y revisado por Caty R.


Difundido ayer por la noche en Arte (Canal de TV Franco-Alemán, N. de T.), el documental de Eric Guéret y de nuestra periodista Laure Noualhat, denuncia que algunos desechos radiactivos franceses, lejos de reciclarse, se abandonan en Rusia.
Desde hace años, la industria nuclear francesa se presenta como una industria reciclable en la que, nos aseguran, el 96% de los elementos radiactivos son reutilizables. Una cifra que hace palidecer de envidia a las industrias más contaminantes. De esta manera, el sector nuclear se presenta como una industria limpia y reciclable, funcionando en un circuito casi cerrado que, por añadidura, asegura la independencia energética de Francia. La realidad es bastante distinta. Y ese atractivo circuito de lo nuclear, en realidad, padece grandes fugas. En la actualidad, cerca del 13% de los materiales radiactivos producidos por nuestras plantas nucleares duerme en algún recóndito lugar de Siberia. Precisamente en el complejo atómico de Tomsk-7, una ciudad secreta de 30.000 habitantes vedada a los periodistas. Allí, todos los años, y desde mediados de la década de 1990, llegan en contenedores 108 toneladas de uranio empobrecido producidas por las centrales francesas para almacenarlas en un gran depósito a cielo abierto.
¿Cómo y por qué se ha llegado a esto? Para comprenderlo, hay que recorrer la cadena de la reutilización nuclear francesa. En el proceso de la reacción en cadena, el combustible, constituido principalmente por barras de uranio, produce un poco de plutonio, pero también otros «residuos finales». La empresa EDF (Electricité de France, N. de T.) paga a la empresa industrial Areva para que "reprocese" el combustible consumido en la planta de Hague, en La Mancha. Allá, se separan los residuos finales con los que no se pude hacer nada (4% del volumen), luego el plutonio (1%) y el uranio recuperado (95% restante). La empresa Areva asegura que el plutonio y el uranio recuperados son reutilizables, lo que representa el famoso índice de reciclaje del 96%. Pero, en la realidad, es más complicado.
En barco, en tren
El plutonio, efectivamente, se reinyecta en el ciclo del combustible, pero con índices muy reducidos. Asociándolo con uranio empobrecido se obtiene un nuevo combustible, el MOX (abreviación de «mezcla de óxidos»), que alimenta, en parte, a 22 de los 58 reactores franceses. En cuanto al uranio de recuperación, sólo puede reutilizarse un 10%. Para volverlo a introducir en el núcleo del reactor, hay que enriquecerlo más de lo usual. Es un proceso que se efectúa actualmente en Rusia, porque Francia no dispone de la tecnología. Según explica Mycle Schneider, consultor internacional en asuntos de energía «la Planta Eurodif (1), en Drôme, que es la fábrica de enriquecimiento de Areva, no dispone de una línea de producción específica para efectuar esta tarea» De tal manera, Areva envía una parte del uranio a reciclar a 8.000 Km. de Francia, a Siberia.
Los contenedores se embarcan en el Havre hasta San Petersburgo y luego se cargan en tren para su tratamiento en el complejo atómico de Tomsk-7. Una vez allí, se enriquece el uranio de recuperación, produciendo un 10% de material reutilizable por la EDF y un 90% de uranio muy empobrecido -comúnmente conocido como «las colas de uranio»- que se convierten en propiedad de la empresa rusa Tenex. Este uranio se almacena en grandes depósitos a cielo abierto. En este estado no es demasiado peligroso, salvo que un avión se estrellase contra él, lo que dispersaría la materia radioactiva por el medio ambiente.
Las empresas francesas del sector, Areva y EDF se defienden de la acusación de dejar residuos radiactivos a los rusos. Para dichas empresas esos materiales empobrecidos se pueden reutilizar y revalorizarse. Y en el entorno de Borloo (2), la autoridad sobre la energía y el clima difunde los múltiples usos que se le podrían dar: «Podemos mezclarlo con plutonio y producir el MOX. Así, cuando los reactores de cuarta generación entren en servicio, en 2040 si no hay problemas, se podrá reutilizar». EDF considera que esta última opción «representa el más importante potencial de reutilización, ya que las colas de uranio constituyen el combustible natural de esta tecnología. La cita es, entonces, para 2040.
Una auténtica trampa
Para muchos expertos y ecologistas, la utilización del uranio empobrecido en Rusia es improbable, ya que este material se parece a una naranja exprimida dos veces: no tiene mucho jugo. «Teóricamente se pueden utilizar las colas para fabricar combustible nuclear, pero en la práctica los rusos no lo hacen», sostiene Vladimir Tchouprov, responsable de la Campaña Energía de Greenpeace en Rusia. «Este material es contaminante y contiene muy poco uranio 235. Es una auténtica trampa. Para nosotros es un residuo final». Para los ecologistas rusos, Areva envía a Rusia los residuos que no tienen por el momento ningún valor comercial y son peligrosos. «Los franceses envían materiales cuya proporción verdaderamente reutilizable es ínfima, aproximadamente un 10%. ¿Se justifica esto? En realidad, ellos desechan el 90% de su material en nuestro país», se lamenta el ecologista ruso.
«El término abandonar no es adecuado», replica Jacques-Emmanuel Saulnier, vocero de Areva. «La práctica internacional establecida es la siguiente: El material enriquecido se devuelve al cliente (en este caso EDF) y el material empobrecido queda para la empresa enriquecedora. Pero es verdad que la tecnología puede mejorarse. Por el momento nosotros estamos tecnológicamente obligados a separar los materiales. Pronto podremos superar esto»
Este traslado de materiales radiactivos plantea algunas cuestiones: La seguridad de su transporte durante 8.000 Km, la seguridad de su almacenamiento y la eficacia de su recuperación. A la espera de los hipotéticos avances tecnológicos que deberían producirse, el circuito cerrado del material nuclear francés se realiza en Rusia con una total falta de transparencia
Notas:
(1) Planta de enriquecimiento de uranio por difusión gaseosa, ubicada en Tricastin, que abastece el 25% de las necesidades mundiales de uranio enriquecido.
(2) Jean Luis Borloo, actual Ministro de Ecología, de Energía, de Desarrollo Sustentable y del Mar a cargo de las Tecnologías verdes y de las Negociaciones sobre el clima.
Fuente: http://www.liberation.fr/economie/0101596550-nos-dechets-nucleaires-sont-caches-en-siberie 
 
  Nuclear: las reacciones en cadena en respuesta a nuestras revelaciones  
Six pieds sur Terre
Desde esta mañana, una tempestad de reacciones desborda las ondas de la radio y la televisión. La investigación de Eric Guéret y yo, realizada para Arte (que se difundió el día 13 a las 20:45) ha generado mucha agitación.
En Libé (1), esta mañana, se dedicaron tres páginas al manejo de algunas sustancias radiactivas que realizan nuestras industrias nucleares: Areva y EDF. Resulta que abrimos el telón sobre una práctica que los iniciados conocían -los principales interesados, evidentemente, pero también las ONG Robin des Bois y Greenpeace-, relativa al envío a Rusia de algunos materiales radiactivos para su enriquecimiento. Si estos materiales fueran una naranja, diríamos que se envía allí para exprimirla por segunda vez.
Mientras que EDF se había negado a participar en el documental, hoy hemos comprobado que la empresa eléctrica hizo un importante esfuerzo informativo. En un comunicado distribuido por la AFP, el grupo rechaza formalmente el uso de la palabra residuos. Reconoce el envío de materiales radiactivos, pero asegura que «no transporta ningún residuo nuclear a Rusia», en respuesta a un artículo de Libé que afirmaba que en Siberia se almacenan materiales radiactivos producidos en Francia. « Ningún residuo nuclear de EDF se ha transportado a Rusia» aseguró una portavoz a la AFP, especificando: «Es, únicamente, el uranio reciclable, derivado del procesamiento de los combustibles de las centrales nucleares de EDF, el que se lleva a Rusia para que pueda ser enriquecido.» Esto es, exactamente, lo que relatamos. Gracias entonces por la explicación.
Lo que EDF no dice es que durante este proceso se desecha (en Rusia, N. de T.) el 90% del volumen que se envía. Esta es la realidad. Pero la semántica atómica es tan especial que nadie quiere relacionar esos materiales con residuos. Nos explican que pueden ser útiles de muchas maneras. Pero si este fuera el caso, ¿por qué despreciar estos materiales estratégicos? En nuestra opinión, esta entrega cambia la aritmética de la recuperación y reduce el proceso de reciclado, aproximadamente, a un 10% de los materiales (contra el 96% anunciado por la industria).
«Si tomamos al pie de la letra la ley de 2006 (2), el reconocimiento por parte de EDF de que ese uranio empobrecido ya no es de su propiedad, debe interpretarse como que no tiene la intención de reutilizarlos, lo que los convierte en residuos. Pero la misma ley, al establecer que los productores son responsables de los residuos que producen, se opone a semejante exportación», señala por otra parte el director de Wise (3) París, Yves Marignac.
Sin embargo, es verdad que existe una confusión real acerca de cómo calificar esos materiales. Primero porque es difícil entender que no son residuos unos productos que no se reutilizan. En mi cubo de la basura hay unas cáscaras que podrían servir de abono pero que, sin embargo, las llamo basura o residuos. Estoy chicaneando un poco, porque es difícil explicarse por qué estos materiales tan interesantes desde un punto de vista estratégico se convierten en propiedad de los rusos.  
En France Info, Noel Mamère calificó a Areva y EDF de «criminales ecológicos». Corinne Lepage los aguijoneó tratándolos de «mentirosos», en pocas palabras... Pero desde este galimatías, EDF medita sobre su presencia en el debate que se efectuará después de la difusión de la película en la emisión de PPDA (4). En cuanto a otros medios, entre los artículos originados hoy por la "polémica", se encuentran los de Le Monde, Usine Nouvelle, Le Express, Le Figaro, Pro-Environnement…
Notas:
(1) El periódico Libération (conocido coloquialmente en Francia como Libé) es un diario editado en París y fundado en 1973 por el filósofo Jean-Paul Sartre y los periodistas Benny Lévy y Serge July.
(2) Ley Nº 2006-686 de 13 de junio de 2006 sobre Transparencia y Seguridad en materia Nuclear (denominada Ley TSN), que se encarga de controlar las actividades nucleares civiles en Francia y de proteger a los trabajadores, a los pacientes que reciben radioterapia, al público y al medio ambiente contra los riesgos derivados de las actividades nucleares por medio de la Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN), creada a estos efectos, y la Agencia Nacional para la Gestión de los Residuos Radiactivos (ANDRA), que recaba la presencia de residuos nucleares en territorio francés desde 1991 y desde 2004 publica un inventario geográfico de dichos residuos.
(3) WISE: (Servicio Mundial de Información sobre la Energía) con sede original en Amsterdam y NIRS (Servicio de Información y Recursos Nucleares) con sede en Washignton, D.C. (USA), mantienen la página WEB en español "El Monitor Nuclear de WISE/NIRS" (disponible en inglés y ruso) que proporciona noticias e información sobre la energía nuclear, la radiación y los desechos radiactivos para el beneficio de las campañas antinucleares de las organizaciones de base de todo el mundo.
(4) PPDA: Así se conoce a Patrick Poivre d'Arvor, periodista y escritor francés. Fue el presentador estrella de los informativos de la noche en TF1 entre 1987 y 2008. Goza de gran popularidad en Francia. Actualmente presenta en la cadena franco alemana Arte un programa de entrevistas a personalidades de la cultura.
Fuente: http://environnement.blogs.liberation.fr/noualhat/2009/10/depuis-ce-matin-une-temp%C3%AAte-de-r%C3%A9actions-d%C3%A9ferle-sur-les-ondes-et-dans-les-bo%C3%AEtes-%C3%A0-images-lenqu%C3%AAte-deric-gu%C3%A9ret-et.html

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques