Los pueblos indígenas del Valle del Omo





Una gigantesca presa hidroeléctrica amenaza a los pueblos indígenas del Bajo Río Omo.
Estos pueblos indígenas llevan habitando esta zona desde hace siglos, y han desarrollado técnicas para sobrevivir a sus duras condiciones.
No se les ha consultado acerca de la presa, a pesar de que pueden llegar a perder su medio de vida, que depende de la corriente natural del río.
 
El Bajo Río Omo, en el suroeste de Etiopía, es el hogar de ocho pueblos indígenas diferentes, cuya población asciende a unas 200.000 personas. “Llevan siglos viviendo en la zona”.:/indigenas/valledelomo/modosdevida#tribe-home-tabs.
Sin embargo, el futuro de estos pueblos pende de un hilo. Se está construyendo en el Río Omo una gigantesca presa eléctrica, Gibe III. Cuando se termine, destruirá un entorno frágil y los medios de subsistencia de los pueblos indígenas, que están estrechamente vinculados al río y a su crecida anual.
Salini Costuttori, una empresa italiana, comenzó las obras de la presa Gibe III a finales de 2006 y ya ha construido un tercio de ésta.
Dentro de poco, tanto el Banco Africano de Desarrollo como el Gobierno italiano decidirán si financian el proyecto de la presa, tal como ha sido solicitado el Gobierno de Etiopía.
Survival y varias organizaciones regionales e internacionales creen que la presa Gibe III tendrá unas consecuencias catastróficas para los pueblos indígenas del Río Omo, que ya viven en condiciones extremas en este área seca y difícil.
Estamos instando al Banco Africano de Desarrolllo y a otros potenciales financiadores a que no respalden este proyecto hasta que se realice un estudio independiente del impacto social y medioambiental, y hasta que los pueblos indígenas hayan sido consultados adecuadamente y hayan dado su consentimiento previo, libre e informado.

Fuente: survival.es

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia