LA GULA POR LOS BOSQUES DE LOS PRODUCTORES SALTEÑOS





Depredaron todo lo que pudieron, pero quieren más. Los productores agropecuarios de la provincia de Salta están indignados con la reglamentación de la Ley 7543 de Ordenamiento Territorial. Furiosos, publicaron una solicitada para reclamar que se les deje desmontar las millones de hectáreas de los departamentos de Rivadavia, San Martín y Orán, declarados de “muy alto valor de protección”, y “mediano valor de conservación”.
Insaciables, la Asociación de Productores de Granos del Norte, la Sociedad Rural Salteña y la Asociación de Productores de Legumbres del NOA, pusieron el grito en el cielo y acusaron al Poder Ejecutivo Provincial de haberles asestado un “golpe bajo”.
En la solicitada olvidaron decir que fue ese mismo poder el que les permitió arrasar millones de hectáreas en plena discusión parlamentaria por la ley de bosques, al continuar otorgándoles permisos para el desmonte.
El apetito de los productores parece no tener fin. Reclaman la ampliación de las áreas destinadas al desmonte a más de cinco millones de hectáreas. El mapa de ordenamiento territorial aprobado destina más de un millón y medio de hectáreas “destinadas a la futura expansión de la frontera agropecuaria, lo cual permitirá mantener la tasa de desmonte por más de una década y sumar una superficie equivalente a la deforestada en toda la historia de la provincia”, denunció por su parte la organización ecologista Greenpeace, en una solicita a modo de respuesta.
Los productores también se acordaron de los pueblos originarios –a quienes expulsan de sus tierras cada vez que se realiza un desmonte- sobre los que dijeron, caerá el castigo de la dependencia del pastoreo permanente si no se permiten la explotación del recurso forestal. El paradigma de la inclusión social y el progreso que tanto defiende el Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Homero Bibiloni, se cuela en el pensamiento de los productores. O acaso deviene de ellos?.
Para Greenpeace, esta forma de ver las cosas demuestra “el desprecio que algunos miembros de ese sector tienen con otras formas de producción, como el manejo forestal responsable, la agricultura familiar, la ganadería de monte, o la caza, recolección y pesca que realizan las comunidades indígenas”.
“Parecen olvidar que se trata de una ley de protección de bosques y no de impulso a los desmontes, y por lo tanto la misma procura el desarrollo CON bosques, no sin ellos”, agregaron. En tanto, los bosques de Salta siguen en peligro.

medioymedio.com.ar

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia