miércoles, 6 de abril de 2016

Fracking pone en riesgo sísmico a 7 millones de estadounidenses

En Estados Unidos la exploración petrolífera y gasífera mediante la técnica conocida como fracturación hidráulica, "fracking", ha convertido muchos territorios propensos a eventos sísmicos, poniendo en riesgo a siete millones de habitantes.

Siete millones de personas viven en zonas de riesgo sísmico en Estados Unidos a causa de la explotación petrolera y gasífera, informó hoy el Servicio Geológico Nacional (USGS).
La técnica conocida como fracturación hidráulica, "fracking" ha hecho que muchos territorios del país se convierta en uno altamente propenso a eventos sísmicos.
 “Al incluir los eventos provocados por el ser humano (…) por inyección o extracción de fluidos, nuestra evaluación de los riesgos de terremoto han incrementado de manera significativa en zonas de EE.UU.”, aseguró Mark Petersen, jefe del proyecto de mapa de riesgo sísmico del USGS.
Los estados más propensos a padecer este fenómeno son Oklahoma, Kansas, Texas, Colorado, Nuevo México y Arkansas. De ellos, en Oklahoma y Texas es donde hay mayor número de habitantes en riesgo.
Sin embargo, un vocero del Servicio Geológico Nacional informó que el estudio hecho por la institución demuestra que “muchas más partes del país cuentan con significativas posibilidades de registrar uno de estos terremotos en el próximo año” al sumarse las zonas de riesgos naturales propensas a terremotos como California, región donde se encuentra la falla tectónica de San Andrés.
Así, entre 1973 y 2008, en Estados Unidos hubo una media de 24 terremotos de magnitud 3 o más por año, pero entre 2009 y 2015, la media se situó en 318, según lo informado por la USGS.
El "fracking" es una técnica de extracción que inyecta en el subsuelo una mezcla de agua y productos químicos a altas presiones para romper las rocas porosas que almacenan los combustibles y así liberarlos.  El auge de la fracturación hidráulica se encuentra detrás del “boom” energético en EE.UU.
En Contexto
Durante 2010, Oklahoma, donde se concentra un gran número de pozos de “fracking” registró tres terremotos superiores a la magnitud 3 en la escala de Richter; pero en 2015 se registraron 907.
En febrero de este año sufrió el tercer sismo de mayor magnitud de su historia, de magnitud 5,1 en la escala Richter, afortunadamente el movimiento telúrico no dejó víctimas ni daños materiales.
Estas estadíticas han hecho que a principio de marzo, la Oklahoma Corporation Commission (OCC) informara que se reducirá el volumen de inyecciones de aguas residuales un 40 por ciento en 400 pozos que hay dentro del estado.

Fuente://www.telesurtv.net/