domingo, 19 de septiembre de 2010

"Yo me CAGO en la Barrick"





- Gioja recibió a Greenpeace con una artillería de argumentos -

El gobernador fue el primero de las
provincias mineras en recibir a la entidad
ambientalista y explicarles por qué es
perjudicial la ley impulsada por Diputados.

Elizabeth Pérez - DIARIO DE CUYO

No fue una reunión más, sino más bien un mediodía
áspero. Hubo momentos en que unos y otros se escuchaban
con suma atención y otros con entredichos en tono
destemplado. Se mezclaron argumentos oficiales válidos
-técnicos y jurídicos- con posturas inmutables de parte
de los ambientalistas.

Y al final, nadie dio marcha atrás: el gobierno dejó
claro que se opondrá férreamente a la sanción en el
senado del proyecto de protección de glaciares
Bonasso-Filmus, por ser adverso al desarrollo de la
minería sustentable en la provincia, no respetar el
federalismo de las jurisdicciones y la potestad sobre
sus recursos naturales, por no incluir una definición
clara del área periglacial. Y la gente de Greenpeace se
fue ayer de San Juan repitiendo que esa iniciativa
unificada "nos satisface plenamente", y que no piensa
modificar su postura, pese a la contundencia de algunos
argumentos.

Gioja fue el primer gobernador de provincias mineras en
recibir a representantes de la entidad ambientalista
Greenpeace, cuyos miembros han decidido apoyar el
proyecto de ley acordado entre el senador Filmus y el
diputado Bonasso, considerado adverso para el desarrollo
minero e industrial. Ayer le abrió las puertas de la
gobernación al jefe de campaña de Greenpeace, Juan
Carlos Villalonga; y a su agente de prensa, Mauro
Fernández. Y lo hizo acompañado por 8 de los integrantes
del flamante Consejo Provincial para la Protección de
Glaciares (ver página 5) que debutaron en este
encuentro. La entidad ambientalista vino a explicar por
qué apoyan el proyecto y solicitar al gobierno un
compromiso para que el texto se convierta en ley el
próximo 30 de septiembre en que será tratado en el
Senado. La iniciativa busca proteger los glaciares y el
área periglacial pero contiene -o elimina- elementos
técnicos que la provincia considera que atentan
explícitamente contra la minería. El encuentro fue
abierto a la prensa, duró dos horas y puede dividirse en
cinco capítulos, algunos de tono fuerte.

* Primer capítulo: Las posturas de uno y otro

Villalonga arrancó a las 12 poniendo el acento en que el
debate por la ley Bonasso-Filmus, o "consensuada"; se
escurrió por niveles ajenos al espíritu de la ley:
contó la preocupación de Greenpeace por
"el sobredimensionamiento a potenciales impactos"
del proyecto, dijo que Argentina precisa "un
mínimo criterio de ordenamiento territorial"
ante el surgimiento de esta nueva minería a
4.000 metros de altura y que esta ley "no es
más que eso, de presupuestos mínimos". También
defendió el Ianiglia, como brazo ejecutor de la norma,
para garantizar su cumplimiento y sostuvo que "esta ley
nos satisface plenamente".

El gobierno por su lado los puntos claves por los que se
opone: la violación a los artículos de la
Constitución Nacional y provincial por
excluirlas de la potestad del dominio de los
recursos naturales, la prohibición de usar
los recursos hídricos para la industria y/o
minería, y usos hidroenergéticos; la indefinición del
término periglaciar y el otorgamiento exclusivo al
Ianiglia (entidad mendocina, con representantes de las
provincias andinas) del inventario de glaciares,
excluyendo a los organismos similares de cada
jurisdicción. "Pascua-Lama y Veladero tienen aprobación
ambiental del Ianiglia", dijo Gioja en un momento,
mostrando los cuadernillos correspondientes. Sobre el
final de este momento surgió la pelea federalismo
provinciano versus unitarismo del obelisco.

* Segundo Capítulo: Periglaciares

Fue el momento más extenso de la discusión, que por
instantes subió de tono. El gobierno insistió con la
necesidad de incluir en la ley un término exacto de la
palabra periglaciar. "La definición de suelo congelado
no indica "perenne", se habla sólo de suelos congelados
y eso no es correcto porque se torna una definición
ambigua", explicó Jorge Millón, titular de
Hidráulica. Ante la insistencia de Villalonga
acerca de que esa palabra no es relevante,
"porque se consideró mejor dejar algo general
para poder relevar todo" Millón
arremetió: "¡Vos querés una protección sobre 11
mil kilómetros cuadrados (referido a todo
suelo congelado) para proteger sólo 330
kilómetros cuadrados de periglacial (por los
que están congelados en forma permanente)!",
dijo levantando la voz. El argumento oficial es
que sin incluir la palabra "perenne" podría
alcanzar la prohibición a suelo que sólo pocos días
al año se congelan. "¿En que nos
perjudica? en que aquí hay en juego
invesiones millonarias para la provincia que
pueden dudar con una definición tan ambiguar", se coló
Gioja. En ese momento pidió la palabra Silvio Peralta,
investigador de la Facultad de Ciencias Exactas de la
Universidad Nacional : "Parecen equivalentes los dos
proyectos (por el de Filmus, que defiende la provincia;
versus el mix con el de Bonasso) pero este es deficiente
en sus aspectos técnicos. El problema es que hay formas
periglaciares pero que no son activas, hay que
diferenciar lo cuerpos de hielo permanentes", insistió.
Peralta también trajo a la mesa otro aspecto cuestionado
del nuevo proyecto, que soslayó a los organismos
científicos provinciales para que junto con el Ianiglia
hagan el inventario y establezcan las áreas permitidas.
"El Ianiglia no es el único instituto, aquí en Ciencias
Exactas también hay uno. Hacer un monitoreo es una
misión imposible para un centro solo", agregó.

*Tercer Capitulo: Recursos naturales

Gioja defendió la declaración de los gobernadores de
provincias mineras y andinas, con el argumento de que
las provincias son las dueñas de los recursos naturales:
"No nos gusta que nos vengan a manejar las cosas que son
nuestras", dijo. El integrante de Greenpeace se mantuvo
en su postura y dijo que lo que se estaba pidiendo "no
cambia sustancialmente" el espíritu del proyecto. "Lo
mejor que puede pasar es que este tema quede en manos de
la ciencia", agregó, y dijo que descontaba que para el
relevamiento de glaciares se precisará la ayuda de las
provincias. "Pero tiene que quedar escrito, porque si no
un juez puede interpretar otra cosa", retrucó De
Sanctis. "¿Por qué lo sacaron de la ley, acaso Bonasso
es el dueño de la verdad?", gritó Gioja. Los técnicos
volvieron a insistir en eliminar la palabra "ambiente
periglaciar" e incluir suelos congelados permanentes o
"perennes".

*Cuarto Capítulo: Economía local

En este momento se habló de la importancia de la minería
en la economía local y de la judicialización que
provocaría la sanción de una ley adversa. Tomo la posta
el diputado provincial Eduardo Bustelo para explicar que
San Juan viene siendo "maltratada" por algunos grupos
ajenos a la provincia: "entramos a algunos canales
nacionales y parece que somos envenenadores de aguas",
se quejó. Se explayó respecto a que la minería
representa el 23% del PBI provincial, habló respecto a
la importancia en la generación de empleo y como
estrategia de desarrollo. "Los pueblos tienen derecho al
desarrollo, más si lo están haciendo sustentablemente",
dijo en tono calmo. Pero el tono apacible viró a uno más
destemplado, en boca de De Sanctis que lanzó: "¡Mirá,
esa ley nos borra, anula a las provincias, por lo tanto,
la defensa del ambiente que ustedes pregonan no está en
el orden jurídico! ¡La Constitución no se viola por
lo que digas vos o yo, las leyes tienen que ser
claras y si sale esta ley será fuente de
judicialización!".

"Yo no te puedo decir ni sí, ni no porque eso es una
interpretación", respondió Villalonga, enervando a
algunos de los asistentes que rezongaron por lo bajo. A
esta altura la Sala de la Gobernación se había llenado
con representantes de la Cámara de Servicios Mineros y
del Grupo de Empresas Mineras Exploradoras de la
República Argentina.

*Quinto Capítulo: El final

Habían pasado las dos horas y las partes decidieron dar
por terminada la reunión sin que ninguna cambie su
postura. En un momento Gioja dijo "Bonasso dijo que soy
socio de la Barrick, y ¿sabes qué?, yo me cago
en la Barrick", retrucó Gioja.

"Yo les pido que nos entiendan, aunque veo que no
coinciden", agregó, conciliador el gobernador. "Y que
nos ayuden en la medida de los límites que tengan",
pidió mostrando una fotocopia donde el miembro de la ONG
hablaba del "boicot de gobernadores" a la sanción de la
ley de protección de glaciares. Fue el último intento de
Gioja por arrancar alguna consideración de parte de los
ambientalistas. Pero Villalonga insistió: "Yo lo que
creo es que si no sale esta ley, no va a haber ley".

Imagenes: medioymedio.com