domingo, 12 de septiembre de 2010

EL MAPA





Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén.

El fiasco de Barrancones sigue trayendo consecuencias, entre ellas, la Ministra de Bienes Nacionales le entregó la semana pasada al Presidente un mapa indicativo, como primera etapa de zonificación del territorio, para evitar así nuevos traspiés.
El encargo hecho por el Presidente de la República fue: "he instruido a la Ministra de Bienes Nacionales para hacer un proceso de planificación territorial, de forma tal de pensar con la cabeza y establecer cuáles son las áreas aptas para centrales eléctricas y cuáles son las áreas que deben ser siempre protegidas para que sean Santuario de la Naturaleza”.
Aparte de lo positivo de la noticia, esta da para hacerse varias preguntas: ¿Es que en el estudio de impacto ambiental de la termoeléctrica de Barrancones no aparecía el que se ubicaba en un sector protegido de santuario y con prioridad de conservación biológica ? ¿Es que los integrantes de la Comisión Regional de Medio Ambiente, COREMA, de Coquimbo desconocían que ese sector es protegido y de santuario ? ¿Es que el presidente es la única autoridad gubernamental que se enteró de ese santuario y esta decidido a protegerlo ? Bueno, mejor no sigo…y la verdad es que es probable que la respuesta a estas preguntas sea afirmativa.
Y me atrevo a decirlo en base a nuestra experiencia con el EIA de HidroAysén, proyecto que no cabe duda debiera encender el semáforo en rojo en el mapa ese de Bienes Nacionales.
Como “hay que tener toda la información disponible” (D. Fernandez VP.E. de HidroAysén), debemos comunicar nosotros (ya que no lo hacen ellos), que ese megaproyecto de Endesa & Colbún, afecta directamente dos parques nacionales (Bernardo O’Higgins y Laguna San Rafael), dos reservas nacionales (Lago Cochrane y Katalalixar), dos monumentos nacionales (Cta. Tortel e Isa de los Muertos) y un tercero en vías de serlo, tres sectores priorizados para la conservación de la biodiversidad (Valle Chacabuco, Río Baker, Alto Río Pascua), el Área de Conservación Cultural y Ambiental de la Patagonia (provincias Gral Carrera y Capitán Prat), la Zonificación del Borde Costero - para el turismo - y el Plan Regional de Ordenamiento Territorial, donde los usos propuestos son silvoagropecuario, turístico y de conservación y protección, y la Zona de Interés Turístico Nacional Lago Gral. Carrera. También afecta a una Reserva de la Biosfera –UNESCO (P.N.Lg. San Rafael). Eso es sin considerar la línea de transmisión cuyo impacto es tal vez aun peor.
En el Estudio de Evaluación de Impactos Ambientales, EIA, contratado por HidroAysén y entregado en agosto de 2008 a la COREMA de Aysén, en su línea base, la U. Central hace una exhaustiva recopilación de todo el ordenamiento territorial existente, quedando claro que ese megaproyecto no tiene cabida ahí. Sin embargo, luego los consultores encargados de la evaluación (SWECO y POCH), no se hicieron mayor problema en determinar que todo ese ordenamiento no tiene validez legal, salvo las Áreas Silvestres Protegidas, por lo cual ¡no se tomarán en cuenta !
En la Región de Aysén en buena medida ya tenemos hecha la tarea encomendada por el Presidente y por eso nos extraña, no haber visto entre las cientos de observaciones entregadas por los servicios públicos al EIA, alguna defendiendo su planificador trabajo, que incluyó participación ciudadana, de mas de una década y que contó con cuantiosa y valiosa colaboración extranjera. Tampoco, defendiendo el derecho regional a decidir participativamente el uso de su territorio, lo cual no logramos aun explicarnos.
Peor aun, las observaciones sobre Áreas Silvestres Protegidas que aparentemente eran las únicas hechas sobre este tema por los servicios públicos, y que son un tópico crucial de esa evaluación, desaparecieron misteriosamente (o mas bien, sospechosamente) del segundo Informe Consolidado enviado a la empresa y que ésta debiera responder a fines de octubre.
Definitivamente, hasta ahora parece que por acá sucede algo parecido que con Barrancones y es de esperar que esta vez el Presidente no tenga que poner nuevamente en ridículo a la COREMA y CONAMA. ¿ O tendremos que recurrir al mapa salvador de Bienes Nacionales para poder ver lo que muy bien debiéramos conocer ? ¿Pondrá este gobierno las cosas en su lugar donde el anterior no se atrevió y corregirá las irregularidades cometidas con el EIA de HidroAysén ?