jueves, 2 de septiembre de 2010

JAPON: Las amenazas impiden que las protestas entren a Taiji






El protagonista del documental ganador de un Oscar ‘The Cove’ sobre de la caza de delfines en Japón regresa a Japón para protestar sobre la masacre aunque ha tenido que cancelar su viaje al pueblo de Taiji en el centro de la polémica debido a las amenazas de un grupo utranacionalista.
En su lugar, Ric O’Barry, el ex adiestrador de delfines de la década de los 60 en la serie televisiva ‘Flipper’, ofrecerá una recepción el miércoles en el hotel Tokio para unos 300 amantes de los delfines.
El jueves, y escoltado por seguridad policial, llevará a la embajada de Estados Unidos en Tokio una petición firmada por 1,7 millones de personas de 155 naciones pidiendo el fin de la caza de delfines.
Ric, de 70 años de edad, tenía pensado llevar la petición al ministerio de pesquerías japonés pero fue cancelado bajo aviso de la policía japonesa.
‘Deseo que toda esta gente pudiera estar en Taiji,’ el pequeño pueblo costero destacado en el documental. ‘Fue demasiado peligroso. Los grandes perdedores son la gente de Taiji.’
Taiji, con una población de 3.500 habitantes, defiende la matanza de delfines como una tradición y sustento. En el pasado, algunos de los delfines capturados han sido vendidos a acuarios. Otros, consumidos como carne.
‘The Cove’, que este año ganó un Oscar al mejor documental, describe a un puñado de pescadores de Taiji que reúnen manadas de delfines en una ensenada y los apuñalan a muerte, tiñendo rojas las aguas por la sangre.
La caza de delfines en Taiji comienza cada 1 de setiembre y un grupo de pescadores ha confirmado que la caza está en marcha aunque los barcos han regresado vacios.
O’Barry y otros conservacionistas han realizado viajes al pueblo previos al inicio de la caza para expresar su oposición a lo que dicen es un cruel asesinato de animales, tan inteligentes como los seres humanos.
Su viaje el pasado año puede verse en la serie de televisión de Animal Planet e incluye a celebridades tales como Jennifer Aniston, Courtney Cox and Robin Williams.
El gobierno japonés permite una caza de cerca de 20.000 delfines al año y sostiene que matar delfines así como ballenas es no es distinto de criar vacas o cerdos.
Sin embargo los conservacionistas no están de acuerdo. Grupos tales como Sea Shepherd, con sede en los Estados Unidos, han perseguido la caza de ballenas japonesa, que el gobierno permite con fines científicos pero cuya carne se halla luego en los mercados, hostigando a los buques balleneros en un intento por impedir sus operaciones.
O’Barry tenía planeado un festival en Taji este año con el apoyo de estrellas del cine sin embargo dice apenas puede salir de la habitación de su hotel debido a las amenazas.
‘The Cove’ se estrenó en algunos cines de Japón el pasado junio. Al principio se cancelaron algunas proyecciones después de la lluvia de llamadas y amenazas por parte de los nacionalistas del ala derecha que se oponen a la película a la que ven como una denigración a la cultura japonesa.
Varios manifestantes han aparecido gritando eslóganes en la oficina de distribución en el centro de la ciudad sin embargo muchos japoneses nunca han comido carne de delfín o de ballena y se muestran horrorizados por la carnicería de delfines en la película ‘The Cove.’
‘El documental fue aterrador para los japoneses,’ dice Akihiro Orihara de 40 años, que opera restaurantes vegetarianos en Tokio y que acudió a la recepción de O’Barry.
O’Barry dice que no ha abandonado sus planes de regresar cada año.
‘La crueldad no debería ser la tradición ni cultura de ningún país,’ dice.

Fuente: oceansentry.org