miércoles, 9 de marzo de 2016

Chile: Chiloé enfrentado a plaga de algas y a su destrucción ambiental por la industria del salmón

Pablo Fernando González

” El inciso 1º del artículo 19 Nº 8 de la Constitución Política de la República establece como deber del Estado la tutela de la preservación de la naturaleza “, lo que las autoridades de los últimos gobiernos a cargo del sector pesquero lo vienen vulnerando permanentemente, amparando el peor desastre ambiental que se  le haya ocasionando a la vida marina de Chiloé y a la Patagonia en la historia de nuestro país, cuyos autores actúan en medio de la impunidad, ya que la corrupción en Chile se encarga que no exista castigo para ellos.
El gobierno de la Sra. Bachelet ha planteado que la Plaga de Algas que ataca a Chiloé por estos días y que ya supera los 20 millones de salmones muertos la ocasionó el fenómeno de El Niño lo que no tiene fundamento científico alguno. Perú que está en el ojo del huracán del anterior fenómeno no ha tenido un impacto que se le parezca, lo que sí han reconocido los institutos de investigación de ese país es que la marea roja del tamaño que sea produce la muerte no de una sino de varias especies, lo que el ministro Céspedes no ha reconocido hasta ahora http://www.imarpe.pe/imarpe/archivos/noticia/imarpe_notic_npvaramientopisco.pdf
De allí que la justificación del gobierno no tiene otro propósito que crear una cortina de humo sobre la dimensión y autoría del desastre ambiental que tiene como principal responsable a la industria del salmón, esta última desde hace unos años es autora de varios hechos de impacto ambiental de gran magnitud que han vuelto cada vez más inestable a este  Ecosistema de altísima complejidad y fragilidad lo que estaría gatillando situaciones del todo desequilibrantes como la agresividad de la actual Plaga de Algas que tiene por estos días sumido a Chiloé en una catástrofe ambiental. A todos nos debiera poner en alerta que este ecosistema esté reaccionando cada vez en forma más impredecible, con catástrofes cada vez peores, de las que seguro no se salvaran como próximas víctimas Aysen, Punta Arenas y toda la vida marina de la Patagonia.
Por lo mismo no deberíamos seguir permitiendo que el Gobierno y el Congreso nos sigan imponiendo que el desastre ambiental es un daño colateral que debemos aceptar a cambio de los empleos que generan los Salmoneros. Tampoco que las autoridades que tienen a cargo instituciones del Estado tengan como especial preocupación que el 99% de las platas públicas destinadas al fomento productivo de Chiloé y la Patagonia administradas por CORFO – CONICYT terminen como subsidios del Estado a los inversionistas multimillonarios del Salmón y de la mega acuicultura para respaldar su producción masiva de salmones y mega acuicultura, y en la que le colaboran un grupo de universidades y centros tecnológicos, mientras con suerte el 1% de las platas públicas financia investigación científica no ligada a los anteriores y que tiene alguna relación con el estudio del impacto de muerte y devastación que está teniendo esa industria sobre la invaluable vida marina de Chiloé y de la Patagonia, convirtiendo intencionalmente al Estado en un cómplice activo del desastre ambiental: http://www.eldesconcierto.cl/debates-y-combates/2015/12/10/nueva-crisis-de-la-industria-del-salmon-y-la-responsabilidad-del-gobierno/
El Ministro de Economía, el Sr. Céspedes  con la complicidad de esa industria y de los medios de comunicación intenta imponer como relato que este fenómeno al único que perjudica es a los salmoneros, de allí que la noticia más difundida por la TV y Prensa sea que las acciones de las salmoneras han tenido fuertes caídas que las perjudican de tal forma de convertirlo parte de un espectáculo radicado en la Bolsa de Valores de Santiago, mientras los portales web que financia esa industria la noticia está minimizada y se centra que la misma solo afecta a los salmoneros, lo que es una manipulación odiosa de la información para conseguir salga del foco de interés de la ciudadanía, y con ello que estos no alcancen a tomar conciencia de la dimensión del desastre ambiental con el que están perjudicando a Chiloé. Por ello no sorprende que ante la Plaga de Algas el Ministro Céspedes no haya decidido colocarse al frente de un grupo de científicos para buscar estrategias para  impedir desde el Estado que esa industria siga generando estas catástrofes ambientales que perjudican a la población de Chiloé, sino que decidiera ponerse al frente de coordinar a las instituciones del sector – Sernapesca y Subpesca – para que estén disponibles para lo que necesiten los inversionistas salmoneros, entre esas cómo se deshacen de los salmones muertos y se les permite convertirlos en harina de pescado para luego alimentar pollos y pavos en una cantidad equivalente a 600 camiones con 40 toneladas cada uno, hilera que instalada en la Alameda podría atravesar  todo Santiago desde La Dehesa en Las Condes hasta Metro Pajaritos pasando por La Moneda.
Las Plagas de algas que eran fenómenos acotados en el mar interior de Chiloé y de la Patagonia hasta antes de la llegada de la industria del salmón ahora se repiten en estos últimos años con mayor  frecuencia y agresividad, como el episodio de este momento que tiene sembrado a sus aguas con millones de salmones muertos, mientras las autoridades callan la gravedad del impacto que tendría esta Plaga de Algas sobre el resto de la vida marina existente allí. Igual ocurre con el piojo de mar – Caligidosis – que hace unas décadas tenía una presencia escasa en las aguas de Chiloé y de la Patagonia y solo en especies como el Róbalo pero que desde que irrumpe la industria del salmón ésta lo ha multiplicado por millones de millones convirtiéndolo en una plaga que coloca en jaque su industria de engorda de salmones por lo que para hacerla sobrevivir no dudan en usar más de 600 mil kilos de antibióticos por año sin que se conozcan los impactos sobre la trama de la vida marina de los ecosistemas de Chiloé y de la Patagonia. Los anteriores hechos se vuelven más graves aún si se les suma la reguera de fondos marinos sin vida – anaeróbicos – como resultado de las miles de toneladas de desechos de alimentos, pesticidas y fecas  que genera la engorda de cerca de 800 mil toneladas de salmón por año cuya producción se distribuye por todo el Archipiélago de la Patagonia – desde Puerto Montt hasta Tierra del Fuego -.
Se suma a lo anterior el que hace un par de años en  Chiloé y Seno del Reloncaví , en el mismo territorio que hoy es atacado por la Plaga de Algas dos fabricantes de harina de pescado ligados a la industria del salmón con la complicidad de los ex Subsecretarios de Pesca y de Sernapesca, – uno de ellos el ex Subsecretario de Pesca Felipe Sandoval actual Presidente de los Salmoneros-,  devastaron y extinguieron 15 millones de Sardina austral y anchovetas,  gran parte de la biomasa de  pequeños pelágicos que habían existido por miles de años en el mar interior de Chiloé y que eran alimento de la Merluza austral, lobos marinos, delfines, avifauna marina y otras especies, desastre ambiental que ha quedado en la impunidad a pesar de sus graves consecuencias.
http://www.sindicatoifop.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=174:2015-02-24-22-01-28&catid=44:noticias
Chiloé a la par de lo anterior está siendo víctima de que Piñera y Bachelet le impusieran la construcción del Puente Chacao , para favorecer el ahorro de costos de transporte de la industria salmonera, con una inversión pública financiada por todos los chilenos , de ello Ricardo Lagos su autor intelectual dejó evidencia :  ” Entre los principales beneficios, se estima un ahorro del costo generalizado de transporte equivalente a 1 hora de viaje. Esto favorece a la movilidad de la población y también a los flujos de carga, entre los que destaca la industria salmonícola emplazada en Chiloé, Palena y el norte de la XI Región “. pág. 9 http://www.dirplan.cl/centrodedocum… A sabiendas que Chiloé con esos 750 millones de dólares tenía y tiene otras prioridades de inversión pública y posibilidades de desarrollo productivo y de empleo sin recurrir a la devastación de la vida marina de su territorio,  ya que la economía chilota y su cultura de minga tienen una convivencia armónica con su mar interior desde hace siglos, lo mismo con su  agricultura de pequeña escala, turismo rural y ecológico, pesca artesanal y acuicultura de pequeña escala en su borde costero, construcción de viviendas y de carpinteros de ribera, artesanía, gastronomía, producción musical y cultural, etc., etc.
Chiloé necesita de la solidaridad de todos los chilenos para hacer frente a los grupos de inversionistas que utilizando la engorda de salmones para dedicarse a la especulación financiera y accionaria – son lejos las acciones con más altibajos de la última década – están ocasionando un desastre ambiental y social de incalculables consecuencias a Chiloé y a la Patagonia al amparo del Estado. Exigimos a las autoridades a cargo de las instituciones del sector pesquero a no seguir encubriendo este desastre ecológico ya que por sus altos cargos como funcionarios del Estado están mandatados por la Constitución a preservar la naturaleza y no a destruirla, independiente de lo anterior hacemos un llamado a ONG como Ciudadano Inteligente para estudiar cómo llevar a la justicia a todos los que están destruyendo la invaluable vida marina de Chiloé y de la Patagonia.
Igual llamado hacemos a Senadores y Diputados para que no sigan amparando y promoviendo este demencial desastre ambiental con sus leyes a favor de la industria salmonera – Concesiones acuícolas, Borde Costero, etc.- y si existe alguno que tenga conciencia ambientalista pida una Comisión Investigadora para transparentar todos estos hechos y derivarlos posteriormente a la justicia. Los ciudadanos de este país debemos unirnos para demandar restablecer la cordura del Estado de Chile ” Por los hijos de nuestros hijos y por aquellas personas cuyas voces han sido ahogadas por las políticas de avaricia” , frase al recibir el Oscar 2016, del actor de Hollywood Leonardo DiCaprio quien ha dado pruebas de tener mayor conciencia ambientalista que la mayoría de nuestra clase política instalada en el Congreso y el gobierno.
Aprovechamos de rendir homenaje a la líder ambientalista hondureña Berta Cáceres asesinada hace unos días por defender su territorio de igual agresión que la que está sufriendo Chiloé y la Patagonia, y hacer nuestro su llamado a defender la vida saludable de las mayorías y a la naturaleza de las garras de la avaricia:                                       ¡¡ Despertemos, despertemos humanidad !!  … ¡¡ Ya no hay tiempo !!


El Mapa 1 al igual que los otros tres muestran al mar interior de Chiloé, que empieza en la Bahía de Puerto Montt y termina en Quellón, conocido como Patagonia Norte y que es víctima del desastre ambiental ocasionado por la industria del salmón; Mapa 2 Plaga de Algas tiñe de muerte al mar interior y a más de 20 millones de salmones, febrero 2016; Mapa 3 cruzado por líneas rojas muestra las zonas de la devastación de 15 millones de sardina austral y anchoveta que existían en el mar interior por miles de años y de la autoría de industria de harina de pescado ligada a la industria del salmón y realizada al margen de la ley; Mapa 4 marca las zonas a través de todo el mar interior de Chiloé donde se lanzan gran parte de los 600 mil kilos de antibióticos usados en los centros de engorda de salmón para que estos últimos sobrevivan al Piojo de Mar y que ocasionan una reguera de muerte a la vida marina de la Patagonia.

https://www.facebook.com/PlayGroundMag/videos/1089636401076235/?fref=nf
Pablo Fernando González. PYME Pesquero Innovación
 Imagen: http://img.soy-chile.cl
Fuente: elciudadano.cl